Hotel Pazo do Castro hace realidad las bodas soñadas

Publicidad

El establecimiento hostelero de referencia tiene reservas hasta 2023 y anima a descubrir las infinitas posibilidades que ofrece casarse en un espacio histórico

El Hotel Monumento Pazo do Castro enamora. El romanticismo flota en su atmósfera natural. Aquí, la belleza se respira, teje sus jardines centenarios, sus salones, su antigua capilla, sus históricos cimientos, dibujando un retablo único y singular. Es el lugar por excelencia para las bodas de ensueño, las más románticas y extraordinarias.

“Pazo do Castro”, del siglo XVII, cuatro estrellas y enclavado en O Castro (O Barco de Valdeorras), es el hotel monumento favorito para convertir el día más especial en una fecha inolvidable. Lleva nada menos que 21 años haciendo realidad los sueños de incontables parejas, que valoran este idílico lugar, con una elegancia innata y especial, como sublime para dar el sí quiero.

Para la gran ceremonia del amor, el equipo de profesionales de Pazo do Castro se pone a disposición de novios y novias a fin de mimar hasta el más mínimo detalle. El resultado es una ceremonia diferente, personalizada e inolvidable. Cada enlace es una experiencia única.

Publicidad

La boda soñada se diseña a medida. Montse Rodríguez, gerente del hotel monumento de referencia en Valdeorras, explica que “procuramos dar un servicio exclusivo. El día elegido para el banquete se dedica exclusivamente al evento”.

Cada ceremonia es como la imaginan sus protagonistas. “Los novios deciden cómo la quieren y se ejecuta como la han soñado“, añade la gerente del hotel monumento de referencia de Valdeorras. De este modo, Pazo do Castro se adapta a la boda soñada.

Casarse en este hotel con encanto ofrece infinitas posibilidades y ambientes tomando como base un marco incomparable con sus centenarios jardines de bojs, su peculiar patio de los olivos, sus salones cargados de historia, su carpa climatizada y, en definitiva, la propia esencia que emana en el lugar.

El amor fluye, encuentra aquí su auténtico espacio.

El enlace civil en sus espléndidos jardines es otra emocionante opción. Pazo do Castro reúne todos los elementos naturales y ornamentales para una celebración mágica.

Las bodas en el Hotel Pazo do Castro incluyen decoración floral en las mesas, listados de invitados por mesa, zona ajardinada para el aperitivo de bienvenida, novios de la tarta y sesión fotográfica de los novios en el conjunto de las instalaciones.

Como aliciente, una invitación de habitación para la noche de boda destinada los novios con desayuno buffet y tarifas especiales para habitaciones de los invitados, además del uso de instalaciones del conjunto monumental como el spa con tarifas especiales.

Una de sus señas de identidad es que la cocina es propia. Novios y novias pueden elegir una amplia variedad de menús diseñados por el equipo cuyos platos pueden combinar al gusto.

El verano es la fecha con más demanda de ceremonias, programadas con uno o dos años de antelación. Recibe peticiones no solo de futuros esposos de Valdeorras, sino también de otras Comunidades españolas y países europeos. En este último caso, generalmente son personas con raíces en Valdeorras que aprovechan julio o agosto para planificar el enlace o bien para casarse.

“Tenemos reservas hasta 2023. Aún hay fechas disponibles. Estamos encantados de recibir o de atender por correo electrónico cualquier consulta para eventos”, aclara.

Montse Rodríguez es testigo de la evolución de las bodas. Ahora, la tendencia es conceder mayor importancia a la decoración, fotos y fiesta. “Ha ido cambiando con los tiempos, pero nos adaptamos al concepto de las parejas”.

Los nuevos tiempos de Covid también se tienen en cuenta, cumpliendo a rajatabla todos los protocolos sanitarios, una responsabilidad que también asumen novios e invitados.

“La mayoría acude al convite después de realizar test de antígenos, o bien vacunados”, cuenta.

Hotel Pazo do Castro equivale a bodas y eventos de ensueño, que sorprenden; graban en la retina y en fotografías las estampas más memorables y el recuerdo imborrable de un gran día.

Montse Rodríguez: “Incorporaremos un cargador para vehículos eléctricos y tendremos vino de viñedo propio”

Hotel Pazo do Castro no sería posible sin la apuesta y compromiso por Valdeorras de Montse Rodríguez y su familia. Hace ya 21 años que abrió sus puertas después de restaurar este pazo de cuatro siglos cargado de historia, con gran relevancia durante el Medioevo.

Pazo do Castro es el hotel monumento de referencia (con 28 habitaciones, spa, piscinas y pista de tenis) y el más singular. Pero es mucho más que un complejo hostelero. Forma parte de la vida social y cultural de Valdeorras con una clara implicación para la dinamización de este rincón de Galicia.

Este establecimiento hostelero avanza imparable y prepara la incorporación de novedades. Próximamente, servirá vino de un viñedo propio (que elaborará la bodega Pagos de Galir) y también incorporará una pequeña estación de carga para vehículos eléctricos. Montse Rodríguez hace balance del camino andado y el que queda por recorrer.

21 años ya…y marcando la diferencia

Cuando echo la vista atrás parece que fue ayer y ya han pasado 21 años. Mi familia y yo abrimos con muy poca experiencia en hostelería, pero desde el principio lo tuvimos claro: nos rodeamos de un equipo de profesionales. Para que un establecimiento funcione hay que dotarlo de personal competente. Tenemos un gran equipo y ahí están los buenos resultados.

Personalmente, ¿es un logro llevar las riendas de un establecimiento de estas características?

La ilusión sigue vive día a día aún cuando en los últimos meses ha sido de lo más ingrato debido a la pandemia, muy dura, durísima, para el sector de la hostelería. Ha habido incertidumbre, no saber hacia donde vamos y un cambio constante de la normativa. Eso sí, hay que adaptarse y continuar. Al margen de este paréntesis, estoy muy contenta. El Hotel Pazo do Castro registra un lleno absoluto este verano.

Pazo do Castro se caracteriza también por su dinamismo cultural…

Por aquí han pasado exposiciones de arte, de antigüedades, conferencias, jornadas gastronómicas, presentación de libros y actividades de todo tipo. El Pazo está abierto a cualquier proyecto. No solo es un hotel ni restaurante, es mucho más.

Formais parte de la Asociación de Amigos del Camino de Invierno por Valdeorras, ¿está teniendo impacto el Xacobeo en el hotel?

Estamos alojando a peregrinos. Es más, estamos preparados especialmente para ello. De hecho, tenemos un servicio para los que van en bicicleta con guarda bicis, taller y zona de lavado. Precisamente, lo próximo que vamos a instalar son cargadores de vehículos eléctricos.

Pazo do Castro servirá su vino propio

Tenemos un viñedo que hemos alquilado a la bodega Pagos de Galir y van a hacer un vino especial con nuestras uvas. Es otra apuesta por lo propio y la identidad del Pazo.

¿Cuál es tu sueño?

Proyectos tengo muchos. El Pazo me apasiona. Pero lo prioritario ahora es mantenernos.

(Hotel Pazo do Castro es sinónimo de amor por la tierra y una profunda creencia en el potencial de Valdeorras y la identidad propia de una comarca. Es único en sus características en este enclave. La raíz de esta joya patrimonial fue el padre de Montse Rodríguez, Domingo Rodríguez, quien supo ver el encanto, atractivo y posibilidades de este emblemático monumento hace 21 años. Conserva a la perfección el pasado e historia conjugada con la mayor modernidad y confort).