Enrique Álvarez: “Las trabas de la carretera de San Vicente son una excusa de la Diputación para no arreglarla”

Enrique Álvarez Barreiro
Publicidad

El alcalde de Vilamartín dice que el Concello está dispuesto a repararla si la institución provincial aporta la mitad de los 13 millones de euros del coste estimado en el proyecto técnico

El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, considera que el proyecto para el arreglo de la carretera de San Vicente “duerme en un cajón”. Califica de “excusa” la valoración realizada por el presidente de la Diputación de Ourense, institución que tiene la titularidad del vial, quien ha señalado que en este momento es inviable por un problema de pleitos y plazos, aún cuando ponga por delante que la determinación es ejecutarla.

Enrique Álvarez considera que el movimiento se demuestra andando. Dice que lleva 10 años al frente de la Alcaldía y no ha visto voluntad para la reparación de una de las carreteras más anheladas del municipio. “Cuando entré en el Ayuntamiento, en la primera visita que hice a la Diputación fue poner sobre la mesa la carretera de San Vicente. La contestación fue: Se está redactando el proyecto. Pero no se estaba haciendo”.

Años más tarde, añade, la Diputación realizó un proyecto valorado en 13 millones, sobre el que hay alegaciones, recurridas por una empresa y pendientes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. “¿Hay obstáculos, sí. Pero, cuándo avanzan las cosas? Cuando se engrasan. Si no se engrasan, no andan. Y aquí no se engrasan, se están dejando pasar”, dice con contundencia.

Publicidad
Publicidad

El alcalde de Vilamartín lanza una propuesta: el Concello de Vilamartín está dispuesto a ejecutar el proyecto si la Diputación aporta 6,5 millones de euros, la mitad de la cantidad estimada por los técnicos.

La Diputación está dispuesta a ejecutar la reforma, pero alude a trabas legales y burocráticas…

Si no es capaz, es porque no lo quiere solucionar. Si ahora se escuda en trabas, no se avanza. Y después de este obstáculo, vendrá otro. Porque lleva siendo así 30 años. No les interesa porque en San Vicente hay 20 o 30 votos, pero si hubiera miles sería distinto.

El proyecto llegó a los tribunales…

Hay que realizar unas expropiaciones para llevar a cabo el proyecto. Hay afectados, como una cantera que mostró su desacuerdo. Se discute ahí una valoración de los terrenos. El Tribunal Superior Xustiza de Galicia tiene que pronunciarse. Se aguarda la respuesta desde hace más de un año. No se considera urgente que haya carretera para entrar en un pueblo después de 30 años.

¿Sería una nueva carretera aprovechando el trazado original?

En algunas zonas sí. El proyecto engloba el relleno de la vaguada. La valoración que tienen los técnicos es de 13 millones de euros sobre 700 metros. Pero es exagerada. Por poner un ejemplo, cuando se hizo la autopista en Pedrafita su parte más cara fue un kilómetro que costó 9 millones de euros. Y aquí para una carretera local estiman 13 millones de euros.

El presidente de la Diputación ha dicho que es posible rebajar esa estimación económica

¿A santo de qué hay que hacer esa valoración de 13 millones de euros. Por qué no piden un proyecto creíble? Que la Diputación ponga a disposición del Concello de Vilamartín 6 millones y medio de euros, la mitad de lo que dice que cuesta, que nosotros nos encargamos de hacer la carretera de San Vicente. En su día nos dijeron que había que hacerlo en varias fases y nosotros le dijimos que, por supuesto que sí, pero que se moviesen e intentasen hacer algo. Lo importante es que hiciese algo porque lo único que han hecho hasta ahora es echar balones fuera, siempre con disculpas, excusas y ausencia de voluntad.

Publicidad

Continúa el servicio de un taxi gratuito de la Diputación para los vecinos

Sí. Cuando reclamamos porque habían cortado la carretera, la Diputación puso a disposición de los vecinos y vecinas un taxi para que quien lo necesitase haga uso de ello. El servicio existe, nos parece bien. Ahora mismo, en San Vicente hay personas que no tienen cómo moverse y nos parece bien. Pero no entiendo que esto pueda ser solución para siempre, gastar dinero del erario público por no hacer una carretera. Lo que hay que hacer es volver a habilitar la carretera de San Vicente.

¿Le molesta que la sede del Consello Regulador pueda trasladarse de Vilamartín en el futuro hasta A Rúa?

En principio, no veo ni un solo motivo para trasladarla de Vilamartín. ¿Qué pasa, no es una sede lo suficientemente bonita o de importancia arquitectónica? Para mí, la situación actual es ideal porque está en el centro de la comarca y da servicio a todo el mundo. Evidentemente, sería una decisión del propio Consello Regulador. Pero si hubiese que cambiarla, creo que antes habría que sentar a los alcaldes y decir por qué habría que trasladar la. Hacer un movimiento así, porque A Rúa se vea más favorecida para que tenga más servicios, no se si es muy justificable. Tampoco lo es que la Diputación gaste ahora 80.000 euros para la actual sede y hable del una nueva en el futuro.

¿Perjudicaría a Vilamartín?

Si estamos hablando de apuesta por el rural, Vilamartín debería conservar la sede del Consello. Entiendo que A Rúa puede estar un poco desfavorecida con respecto a O Barco, pero no con respecto a Vilamartín. Pienso que los servicios que afectan al ámbito comarcal deberían ser consensuados, sentar a los Ayuntamientos. A mí no me parece mal que A Rúa tenga una oficina comarcal de turismo. Yo creo que se puede hacer un reparto equitativo de servicios entre los municipios. Estoy por la permanencia del Consello Regulador en Vilamartín.

¿La Diputación se porta con Vilamartín?

La Diputación invirtió 41.000 euros en Correxais en el acondicionamiento de infraestructuras y calles, obras que empezaron en un tramo de 200 metros la semana pasada. Pedimos lo mismo para Cernego y, en este caso, aún no tenemos constancia de que lo aceptasen. También está comprometido por la Diputación el arreglo de pasarela de Penouta, que son 35.000 euros. Lo valoramos, está bien, pero hay otros Concellos que reciben mucho más.