Baltar: “A Rúa tendrá mayor auge como sede comarcal de servicios”

Publicidad

El presidente de la Diputación da a conocer que la villa ruesa será el centro de la primera delegación provincial de la institución, base del Consello Regulador y de una oficina de turismo

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, mantiene vivo el proyecto de dotación de la primera delegación provincial de la institución en Valdeorras, concretamente en A Rúa. El estallido de la pandemia el año pasado ralentizó la iniciativa, ahora más ambiciosa pues será complementada con otras para acelerar el pulso de la localidad, azotada en los últimos tiempos por una pérdida de movimiento y población.

A Rúa será centro comarcal neurálgico de tres servicios: la oficina de la Diputación, otra de turismo y la futura sede del Consello Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras.

Baltar reitera que tiene muy presente a Valdeorras, avanza que la carretera de San Vicente se hará realidad cuando se resuelvan temas burocráticos que pivotan en torno a ella y valora otros proyectos de peso de la Diputación como las prospecciones para localizar agua termal para un hotel balneario en la ciudad y el Centro Galego de Innovación de FP, entre oras.

Publicidad
Publicidad

¿Cuándo abrirá la oficina de la Diputación en Valdeorras, en A Rúa?

Estamos trabajando con el Concello de A Rúa con dos alternativas: una, alquilar y empezar ya; otra, adquirir un inmueble, una opción surgida recientemente. Además, después de mantener conversaciones con el Consello Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras, podría incluso valer que este inmueble lo ocupásemos conjuntamente: oficina de la Diputación y nueva sede del Consello. Es un escenario nuevo. Tenemos la capacidad económica y el dinero preparado tanto para la solución A, de alquilar, como para la B, comprar y adaptar con las obras correspondientes un edificio. Creo que antes del verano tendremos la solución a todo esto.

¿Por qué un cambio de sede del Consello Regulador?

En una reunión muy reciente con el Consello Regulador ya quedó expuesta esa posibilidad y la vieron perfectamente. Se irían de la actual sede porque no reúne las condiciones. Lo que se va a hacer es una aportación de 80.000 euros a la actual sede en Vilamartín para que este año esté adaptado. Pero eso no quita la idea de pensar en la nueva sede, que nos parece completamente lógica, sobre todo conociendo las sedes de otros consellos reguladores. Por ello, surge la posibilidad de coexistir o convivir en un mismo inmueble (oficina de la Diputación y Consello) que podría adquirir la Diputación.

¿También habrá oficina de turismo comarcal en A Rúa?

Sí. Acordamos una ayuda de 20.000 euros para ponerla a punto. Y no sólo por el Concello de A Rúa sino también por la Asociación Ruta do Viño de Valdeorras, para que recobremos y unifiquemos criterios en materia turística. En este momento, no existe nada. Hubo en su momento esa vocación-acción. Aquí va a tener que decir mucho el Inorde, con el tema de los Geodestinos. Además, ahora estrena gerencia Emma González, que ya ha mantenido contactos con el sector. Creo que A Rúa es el lugar perfecto para esta oficina comarcal turística.

¿El objetivo es revitalizar A Rúa?

Por supuesto. Sería darle un auge a A Rúa. Es lo que queremos todos.

“Nuestra determinación es hacer la carretera de San Vicente”

¿Por qué no llega nunca el arreglo de la carretera de San Vicente (Vilamartín)?

Es una vía provincial que tiene un problema de plazos y de pleitos cruzados entre empresas. Nosotros lo que tenemos que garantizar es el acceso de los vecinos a la población, a San Vicente. Ahora hay un acceso, tenemos pactado incluso el taxi para correr con los gastos de los vecinos. Es cierto que es una cuestión muy engorrosa. Está sujeta a muchos plazos, de expedientes, de declaración ambiental, de litigios entre unos y otros; de recursos, que es lo que lleva paralizado todo el proceso hasta ahora.

¿Cuál sería el coste de la reforma y cuándo podría ejecutarse?

El coste de la reforma habla de 13 millones de euros. Es una realidad. Creemos que se puede rebajar mucho el importe. No podríamos empezar a ejecutar ahora mismo por la situación jurídica que acabo de citar. Nuestra determinación es hacerla. En el momento en el que no haya ninguna traba burocrática, administrativa, jurídica o judicial, se hará. Las reclamaciones, el dejar pasar un recurso, el tema de autorizaciones de industria, licencias mineras… es un refrito de cuestiones que son las que imposibilitan que tenga una solución clara, que la tiene porque ya hay un proyecto, un proyecto cuyo importe es elevado, pero hay que hacerlo.

“Ourense será la capital de la Formación Profesional”

¿Cuál es a su juicio el proyecto estrella de la Diputación en Ourense?

El Centro Galego de Innovación en la Formación Profesional. Lo estamos ejecutando conjuntamente Diputación y Xunta, con una inversión que supera los 11 millones de euros. Convertirá Ourense en capital de la Formación Profesional no solo de Galicia sino también en la Eurorregión, porque en el Norte de Portugal no hay nada similar. Su contenido será investigación, patentes, equipos…Permitirá compartir conocimientos y experiencias con otros países, con investigadores de otras latitudes. Es algo que no existe en Galicia y que gracias a que la Diputación puso a disposición su capacidad económica para ponerla en marcha, la Xunta accedió al proyecto. También puedo citar el Parque Acuático de Monterrei, en las inmediaciones de la capital, que también se financia a partes iguales con la Xunta y que forma parte del Plan Ourense Termal. Son proyectos que valen la pena y algunos otros que se conocerán en próximos días.

¿Cómo han afectado las restricciones al programa de termalismo?

Hay unos protocolos específicos, por cierto hechos por el propio sector y con el protagonismo de Caldaria, de la Fundación San Rosendo. La pandemia ha hecho mella en el disfrute del esta alternativa de salud.

“El hotel-balneario en Ourense será uno de los mejores de Europa”

¿El termalismo es una oportunidad en estos tiempos de pandemia?

Como presidente de la Asociación de Ciudades Históricas Termales de Europa, en el que estamos los 51 sitios termales más importantes de Europa de 18 naciones, puedo aseverar que hay una gran oportunidad. En la pandemia y post-pandemia el agua es vida, pero el agua termal es salud. Tenemos un potencial enorme en Ourense. Aquí también encaja uno de los grandes proyectos de la Diputación, que será sin duda otro proyecto estrella, que es el hotel balneario en la ciudad. De no tener ningún balneario en Ourense pasaremos a tener uno de los mejores de Europa. Estamos con las prospecciones que dictaminarán si existe caudal suficiente para un establecimiento termal y confiamos —porque ya hemos recibido propuestas de grupos especializados en la gestión de grandes balnearios y grandes cadenas— hacer una instalación de nivel. Y ello en el centro de la ciudad, a 250 metros de As Burgas.

Está dispuesto a llevar a Ourense lejos, con Marca Ourense incluida…

Me levanto todos los días pensando en eso. Estamos trabajando en cuestiones importantes con los empresarios y el Inorde, hablando de productos gastronómicos diferenciados, esa gran despensa agroalimentaria que tiene Ourense, con Valdeorras con un protagonismo especial en sectores como el vitivinícola.

Presidente de la Diputación, de la Asociación de Ciudades Históricas Termales de Europa, de “Partenalia” (la red europea de gobiernos provinciales), ¿cuál es su balance?

En la Diputación hay un plan de mandato en el que ponemos la fecha, hora y día en el que se va a ejecutar cada cosa. Y creo que esa autoexigencia nos lleva a estar atentos a cualquier posibilidad de emprender iniciativas extraordinarias. Ahora también estamos con un tema importante de reto demográfico a nivel nacional. Estar en la junta de gobierno de la FEMP (Federación de municipios y provincias), presidir Partenalia, la Asociación de Ciudades Termales, estar en esos órganos, te da muchos datos y capacidad de relación que al final lo que pretendemos es que se convierta en hechos. Tenemos capacidad económica porque funcionarios y personal gestiona y sabe interpretar a la perfección las directrices políticas en los planes de mandato. Tenemos deuda cero. Y acabamos de aprobar una modificación de créditos con más de 20 millones de euros que no solo tienen como destinatarios a los ayuntamientos (76 de 92 presentaron proyectos subvencionables) sino también fundaciones y entidades de todo tipo, sociales, culturales, económicas. Eso es lo que nos mueve, no nos mueve otra cosa.

¿Cuál es su motivación y máxima satisfacción?

Todos los días hay una motivación extra total. Lo que más satisfacción te da la vida es la familia y mis cinco hijos. Desde el punto de vista profesional, tengo un equipo magnífico y un apoyo electoral que me permite ejercer mi tarea, poner a disposición de la gente proyectos.

¿Le mueve…?

Me mueve Ourense. Primero soy de Ourense y después del PP. Si soy de Ourense, habrá que demostrarlo.