Roi Domínguez: “la escultura de la Biblioteca de O Barco es un homenaje a Florencio, la viticultura y el Sil”

Roi Domínguez, durante el montaje de la escultura
Publicidad

Una parra identifica ahora la fachada de este edificio cultural con una representación que es sinónimo de Valdeorras

Una escultura de Roi Domínguez da identidad a la biblioteca municipal de O Barco. Acaba de ser instalada sobre la fachada con la finalidad de identificar este edificio cultural con un nombre bien definido, Florencio Delgado Gurriarán, pero que estaba “desnudo”, hasta ahora, de una identificación acorde a su peso cultural.

Publicidad

La colocación de este trabajo escultórico, para la que fue necesaria un camión grúa y operarios durante varias horas, se convirtió en un pequeño acontecimiento, una “ceremonia” a la que la que acudieron el autor, la concejala de Cultura, Margarida Pizcueta y algunos vecinos que se acercaron movidos por la curiosidad.

Roi Domínguez realiza un canto, un homenaje, a través de una parra gigante sobre la pared de la biblioteca, a la figura del escritor de Córgomo (Vilamartín) Florencio Delgado Gurriarán, el río Sil, la viticultura y, en definitiva, Valdeorras.

Publicidad
Publicidad

El escultor barquense explica que la idea surgió del Concello de O Barco. “La biblioteca no tenía un elemento identificativo. Se me ocurrió hacer una obra escultórica y huir de un letrero convencional. Presenté el proyecto y les gustó. No me pusieron ningún inconveniente”, detalla.

La estructura general representa una parra. “Buena parte de la poesía de Florencio Delgado Gurriarán trata sobre el vino y Valdeorras. De modo la idea principal parte de este concepto. Además, la escultura funciona muy bien en la forma que tiene el edificio. Le da dinamismo”, cuenta.

Publicidad

Sobre la parra van colocados elementos simbólicos: la silueta del río Sil a su paso por Valdeorras (desde Puente Domingo Flórez hasta el punto final en la comarca); las hojas, una de ellas la silueta o abstracción de Valdeorras, otra la de Galicia y la que lleva grabado el rostro de Florencio Delgado. “La idea es hacer icónica la imagen de Florencio Delgado, que la gente se quede con esa imagen, y al mismo tiempo referenciar aspectos de Valdeorras para que todo el mundo se sienta identificado”, indica.

Roi Domínguez señala que la parra que luce ahora sobre la fachada de la biblioteca, “me gusta verla como un homenaje a Florencio Delgado y a la insignia de Valdeorras, que es la viticultura, vino, los viticultores, el río Sil y, en definitiva, lo nuestro“.

Publicidad

El material empleado por el escultor es un tipo de acero con la particularidad de que el óxido que produce protege la pieza. “No es como el hierro normal que provocaría corrosión y pérdida de resistencia mecánica. El color es el propio óxido de la pieza. Pasan años hasta que consigue su tonalidad natural, más oscura. Está preparado para el agua, sol y exterior”, aclara.

Publicidad

Roi Domínguez, que ahora imparte clases en Toledo, ha realizado varias exposiciones y es el autor de la conocida estatuilla de la Festa do Botelo.

Margarita Pizcueta: “Es una parra muy valdeorresa”

Por su parte, Margarida Pizcueta, esgrime que el Concello de O Barco era consciente de que había necesidad de identificar este edificio. El hecho de que la Biblioteca estuviese ubicada en un edificio nada emblemático hacía complicado darle su identidad.

Publicidad

“Quisimos hacer algo potente. Y se ha visto cumplido. Mis ideas se vieron plasmadas en esta escultura. Roi entendió desde el principio muy bien de lo que quería. Cuando me presentó su diseño no le puse ninguna pega”, explica.

Concluye que “no es una parra sin más. Tiene su significado y su razón de ser. Es muy valdeorresa, tiene mucha historia y sustancia valdeorresa”.

La Biblioteca Florencio Delgado Gurriarán de O Barco es ahora un edificio cultural visible y con personalidad propia.