Roi Domínguez: “el feísmo contextualizado no es feísmo”

0
252
Roi Domínguez (en el centro) con Adrian Taracido y Mery Pais

El artista barquense Roi Domínguez está de enhorabuena. Su carrera sigue en ascenso. A principios de mes, fue galardonado con el tercer premio de los Premios para Novos Artistas Auditorio de Galicia por su obra “Estudo para galiñeiro”. 

El artista, autor de la primera escultura oficial de la Festa de O Botelo de O Barco y de la exposición “Verbena” —de dibujos hechos con vino— estudió escultura en la  Escuela de Arte Pablo Picasso de A Coruña y Bellas Artes, en Pontevedra. Ahora prepara su tesis doctoral, centrada en un trabajo artístico con objetos de desecho. Su evolución es constante.

¿Qué significa para tí el premio para Novos Artistas Auditorio de Galicia ?

Para mí es un impulso para mi trabajo. Que te valoren en un certamen de esta categoría, es importante. Además, el jurado era de muy alto nivel, pues estaba formado por profesionales como el director del Centro Galego de Arte Contemporánea y catedráticos de Historia del Arte y Bellas Artes, entre otros muchos. Competía con gente que tiene una carrera muy consolidada y un alto nivel.

Publicidad

Es un reconocimiento también a tu trayectoria…

Sí. Porque a diferencia de otras convocatorias de premios, en los que los trabajos que se presentan son anónimos, aquí no. En estos Premios pedían dossier y currículum, además de la obra. Se valoró todo de forma global.

Elementos de su obra

¿Por qué “Estudo para galiñeiro”?

Es una idea que tuve hace tiempo. La elaboré siguiendo una idea a partir de una pieza de principio siglo XX de un artista de las vanguardias rusas. Esa obra y de esa corriente contenía un principio: que el arte debe tener una aplicación, una funcionalidad. Me llamaba la atención que esa pieza nunca se llegó a hacer, quedó en forma de maqueta. Algo, pues, que propugnaba funcionalidad, se quedó sin valor de uso. Entonces, planteé recuperar ese diseño de las vanguardias mediante el procedimiento del rural gallego y hacer un gallinero. Era buscarle esa aplicación que nunca llegó a tener. Darle el uso que nunca tuvo. A partir de planos de la obra original rusa hice maquetas de cómo sería el resultado final.

Publicidad
Sus maquetas

¿Y qué papel juega aquí el feísmo?

Lo que quería hacer era dignificar el feísmo. Me parece que hay diversas formas de hacer y metodologías en el rural que están muy denostadas pero que, estéticamente, sacadas de ese contexto y trasladadas a otro, como un museo, tienen mucha fuerza. En mi obra hay desde cosas atadas con bolsas, bridas, malla de gallinero, palos etc. Son elementos encontrados en ese contexto del feísmo pero trasladados al arte. Creo que el feísmo contextualizado no es tal feísmo.

Inauguración de la exposición

¿Cuáles son tus proyectos?

Sigo con la tesis doctoral de Bellas Artes. Intentar ver qué sale a partir de esta obra, buscar relaciones, me interesa las metodologías del rural y a partir de ahí pueden sacar nuevas cosas. También tengo una exposición en Ourense a raíz de un certamen de artes plásticas en el que fui seleccionado, que organiza la Diputación de Ourense. Y a mediados de septiembre no descarto algo en O Barco.