Feijóo: “la hostelería es una víctima del virus y la vamos a ayudar”

1067
Publicidad

El presidente de la Xunta anunció medidas restrictivas “muy duras” para 60 concellos entre los que no están los de Valdeorras, que mantienen las actuales restricciones

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acaba de anunciar las nuevas medidas para frenar el avance del coronavirus, restricciones que calificó de “muy duras” y sobre las que pidió comprensión. Un total de 60 concellos, que abarcan el 60 por ciento de la población, incluyendo las siete ciudades gallegas, mantendrán sólo las actividades esenciales a partir del viernes, 6 de noviembre, a las 15,00 horas. Las limitaciones durará un mes.

Las medidas son:

  • Restricción de las actividades no esenciales
  • Cierre de la hostelería
  • Queda prohibido salir de las residencias de mayores pero sí se autorizarán visitas con protocolos determinados
  • Límite de la práctica deportiva a una persona
  • Límite de los eventos culturales a 30 personas (interior) y 75 (exterior)
  • Prohibida la entrada y salida de estas zonas excepto por motivos justificados
  • Reducción de aforos en centros comerciales al 30%
  • Reducción del 50% de aforo en transporte público
  • Está permitida la movilidad para ir al trabajo, atender a personas mayores y dependientes y por motivos sanitarios, entre otros.

En la provincia de Ourense las restricciones afectan a Ourense, Barbadás, Coles, Pereiro de Aguiar, San Cibrao da Viñas, Toén, Amoeiro, Xinzo de Limia, Verín y Carballiño.

Los ayuntamientos de Valdeorras no se encuentran en esa relación, de modo que seguirán con las mismas restricciones que hasta ahora.

Publicidad

Alberto Núñez Feijóo argumentó pormenorizadamente la decisión adoptada por el comité clínico después de largas horas de debate. El reto fue encontrar la proporcionalidad en las medidas, centradas en los modelos de predicción del virus. Puso por delante que el modelo a seguir es el de O Carballiño por revelarse como el más efectivo, donde en 14 días la incidencia de la COVID se redujo a más de la mitad.

Señaló los objetivos principales para tomar lo que calificó de una difícil decisión: salvar vidas; reducir la presión asistencial en los hospitales a fin de liberar las UCI; salvar la campaña de Navidad (si es posible) y evitar el confinamiento domiciliario.

Publicidad

Núñez Feijóo indicó que aún cuando Galicia es la cuarta Comunidad con mejor tasa epidemiológica de España no tiene que ser mejor ni peor que otras sino “mejor que sí misma”. Por ello, “nos anticipamos”, añadió. La clave está en dar el paso antes de que el coronavirus provoque daños mayores, en “tratar de contener y revertir la situación. Cuanto más se tarde en actuar, peor”.

En este sentido citó que hay 80 personas en UCI, una cifra inferior respecto al mes de abril cuando había 173, de modo que “estamos lejos del estrés hospitalario, pero queremos prestar la atención que necesitan otros pacientes de otras patologías como la oncológica y cardiológica”.

El presidente de la Xunta explicó que es consciente del daño que las restricciones ocasionan a la hostelería para la que anunció un plan de ayudas que se dará a conocer a partir del jueves. Llamó a los hosteleros a hacer un esfuerzo e insistió en que la responsabilidad es de todos. “De nada sirve cerrar los establecimientos hosteleros si en el piso de arriba hay una fiesta. La responsabilidad y disciplina es para todos”.

Publicidad

También remarcó que “la hostelería es víctima del virus. La vamos a ayudar”. Y dio un mensaje de esperanza recordando que Galicia fue la primera Comunidad en salir del estado de alarma y también saldrá de la actual crisis sanitaria.

Aún cuando dijo que existen discrepancias con el Gobierno central, destacó que “vamos a seguir con la lealtad constitucional, que es compatible con la crítica constructiva”.

“Galicia queda compartimentada”, explicó, para dejar claro que “pretendemos resetear el sistema tanto en número de casos como en porcentajes de incidencia”. Núñez Feijóo puso de manifiesto que la situación del coronavirus en Galicia no es uniforme y, por tanto, tampoco las restricciones. De ahí que las medidas más restrictivas sean para las ciudades y sus perímetros, además de los concellos con tendencia al alza en los últimos siete días.

Feijóo pidió comprensión, agradeció el esfuerzo de sectores como el de la hostelería y llamó a la responsabilidad de todos para doblegar la curva de la COVID.

Las ciudades y zonas que tendrán mayores restricciones serán: A Coruña, Arteixo, Culleredo, Cambre e Oleiros; el concello de Lugo en solitario; Santiago con Ames, Boqueixón, Oroso, O Pino, Teo, Trazo, Val do Dubra e Vedra; Ferrol, con Ares, Fene, Neda, Narón e Mugardos; Ourense, con Amoeiro, Barbadás, Coles, O Pereiro de Aguiar, San Cibrao e Toén; Pontevedra, con Vilaboa, Ponte Caldelas, Poio, Marín, Barro, Campo Lameiro, Cerdedo-Cotobade e Soutomaior; Vigo con Mos, Nigrán, Gondomar, O Porriño e Redondela.

También hay restricciones en los concellos con tasa de incidencia acumulada a 14 días superior a 200 casos por 100.000 habitantes y tendencia ascendente en la notificación de los mismos: Vimianzo, Monforte, Burela, Viveiro, O Carballiño, Verín, Xinzo, Cangas, A Estrada, Lalín, Silleda, Ponteareas, Tui, Cambados, O Grove, Vilanova de Arousa y Vilagarcía de Arousa.

Las medidas se pueden consultar en el siguiente enlace:

https://www.xunta.gal/dog/Publicados/excepcional/2020/20201104/2476/AnuncioC3B0-041120-1_gl.html