Feijóo: “El AVE es un antes y un después para Galicia”

Publicidad

La inauguración de la línea de Alta Velocidad entre Madrid y Ourense contó con la presencia del Rey Felipe VI y un buen número de autoridades

Y llegó el AVE a Ourense. El primer viaje real. Una puesta en servicio muy especial en la que estuvo Su Majestad Felipe VI; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, entre un gran número de autoridades.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, destacó que la llegada del AVE a Ourense es un nuevo éxito colectivo y animó a concluirlo para aprovechar al máximo este activo de valor incalculable.

En el acto institucional de inauguración de la línea Madrid-Ourense, Feijóo celebró la llegada de un momento histórico tras alcanzar una meta largamente esperada y también intensamente demandada. “Para los gallegos es un antes y un después. Supone competir en términos de igualdad con el Mediterráneo, el Sur y, en definitiva, con la mayor parte de España”, expresó.

Publicidad
Publicidad

Un hito, añadió, que coincide en el tiempo con la conmemoración de otros dos acontecimientos trascendentes para la Comunidad: los 40 años del Estatuto de Autonomía de Galicia y la celebración del Año Santo doble y extraordinario, uno de los grandes motores de recuperación y reactivación social y económica.

Feijóo recordó que, a pesar del retraso acumulado por las obras y mientras operaba en otras zonas de España, Galicia está decidida a aprender de las experiencias de otros territorios, de sus errores y aciertos, para obtener del AVE toda la rentabilidad que traerá a la Comunidad.

Ahora que el tiempo de viaje entre Ourense y Madrid queda rebajado a 2 horas y 15 minutos, señaló que se hace justicia con el interior de la Comunidad e hizo un llamamiento a sacar el mayor rendimiento a las estaciones de la ciudad y a la localidad de A Gudiña, pues el AVE abre un nuevo e interesante camino que muestra a Ourense como escaparate.

“El ferrocarril es capaz de constituir una alternativa sólida al avión y un recurso de gran eficacia para la atracción turística”, observó.

Publicidad

Con todo, Feijóo insistió en que el AVE deberá detenerse en la estación ourensana mientras no se pongan a disposición los trenes de rodadura desplazable, por lo que aseguró que es irrenunciable que el resto de ciudades gallegas puedan sumarse “lo antes posible” al mapa de la alta velocidad ferroviaria.

El presidente de la Xunta también se refirió a las líneas de alta velocidad como las arterias que pueden comunicar un país y hacer una nación más vertebrada y más cohesionada, en sintonía con el deseo de Galicia de estar más cerca de la realidad a la que pertenece con orgullo, una Comunidad que quiere y puede contribuir a la prosperidad de España y de Europa se cuenta con los instrumentos idóneos.

Publicidad

Finalmente, Feijóo reconoció la labor de empresas, ingenieros y trabajadores públicos para sacar adelante un “colosal desafío” técnico por la complejidad de la orografía, y agradeció la meritoria labor de los responsables públicos del Gobierno de España, a todos los presidentes del Gobierno y ministros implicados por el impulso a la infraestructura, incluso durante la pasada crisis económica.