El Camino de Invierno es seguro, solitario y reduce el temor a la COVID

607
Publicidad

Dos peregrinos rusos afincados en Alicante atravesaron hoy O Barco, Vilamartín y A Rúa para rendirse al encanto del paisaje y la naturaleza de esta ruta jacobea

El Camino de Invierno abre paso a los peregrinos de otoño. Sus peculiaridades lo convierten en una ruta segura, desde el punto de vista sanitario, y apartada de la COVID-19. Apenas un “alma” en su amplio y sinuoso recorrido, ideal para rendirse a su encanto y, al mismo tiempo, apartarse de la crisis desatada por la COVID-19.

Victoria y Alexi, rusos afincados en Alicante, partieron en las últimas horas de Ponferrada (León), a través de esta ruta jacobea, atravesando O Barco, Vilamartín y A Rúa. En este último municipio retrataron algunas pinceladas de la que representa su primera peregrinación a Santiago de Compostela. “Es un Camino seguro, solitario. No nos asusta, no tenemos miedo”, explicaron, explicaron en alusión al coronavirus.

Y es que en el Camino de Invierno, y más durante esta crisis sanitaria, la soledad es la compañera de viaje, cumpliéndose de forma natural la distancia social clave en la prevención del virus.

Publicidad

Ambos peregrinos viajaron expresamente desde Alicante a Ponferrada para realizar el Camino de Invierno, movidos por la cultura y la necesidad de disfrutar de la envolvente naturaleza.

“Hemos venido solos. La gente de los pueblos del Camino es muy amable”, valoran ensalzando esta ruta jacobea.

Publicidad

Es su primera vez como peregrinos y su intención es recorrer, la próxima primavera, otro Camino, el Primitivo. La experiencia está resultando “muy bonita”, añade.

El Camino de Invierno merece la pena. Es seguro (frente a la COVID), solitario y ayuda a reducir el temor y estrés que suscita la COVID-19. Esta ruta jacobea es toda una alternativa para practicar el distanciamiento social en los nuevos tiempos de coronavirus y, al mismo tiempo, vivir la gran experiencia del Camino.