A Rúa despidió 2020 con el pleno de los presupuestos

El grupo de gobierno de A Rúa aprobó el presupuesto de 2021
Publicidad

El presupuesto municipal de 2021 fue aprobado con los votos en contra y las críticas de los grupos de la oposición

La Corporación municipal de A Rúa aprobó los presupuestos de 2021 con los votos a favor del grupo de gobierno y en contra de la oposición (BNG y PSOE).

En noviembre se aprobó el presupuesto de 2020 con una inversión de 3.125.017 euros y, ahora, el de 2021, que ascienden a 2.996.096,05 euros.

De esa cantidad, el 32 por ciento corresponde a gastos de personal, dotados con una partida de 973.403 euros; el 49 por ciento a gastos corrientes en bienes y servicios (1.487.990 euros); un 2 por ciento a inversiones reales para el funcionamiento de servicios (61.375 euros) y un 9 por ciento a la deuda del Concello para 2021 (213.332 euros), entre otras partidas.

Publicidad
Publicidad

En cuanto a los ingresos, el 33 por ciento es por impuestos directos (1.006.935 euros); un 22 por ciento por tasas y otros ingresos (678.625 euros) y un 43 por ciento de transferencias corrientes (1.310.532 euros), entre otros.

El debate de los presupuestos se inició con la intervención de los grupos de la oposición. La portavoz del BNG, María Albert, realizó una larga intervención. Reprochó, entre otras muchas cosas, que no se explicasen las partidas económicas, formuló preguntas que —dijo — quedaron sin contestar y manifestó con ironía que A Rúa es un ayuntamiento pionero en aprobar dos presupuestos en menos de dos meses.

Publicidad

Preguntó sobre determinadas duplicidades en partidas destinadas a asociaciones, pidió aclaraciones sobre lo que, estima, una merma en el capítulo de personal y mostró su desconcierto sobre la ausencia de dotación económica para el apartado de fiestas, indicando su sorpresa por ser el concejal de Cultura, José Vicente Solarat (RUA), una de las personas que más ha apostado por los festejos como elemento dinamizador de A Rúa.

En este último apartado, el propio José Vicente Solarat respondió aduciendo que el presupuesto municipal es un mero instrumento técnico para la tramitación de asuntos municipales que, en cualquier momento, se puede modificar. De este modo, restó importancia a que la partida de fiestas vaya dotada de más o menos fondos.

Publicidad

María Albert también expresó que el grupo de gobierno no respetó las formas, sin entrar a debatir el presupuesto, ignorando a la oposición, que representa a una parte de los ciudadanos de A Rúa.

Intervención de Luis Fernández Gudiña (PSOE)

Por su parte, el portavoz del PSOE, Luis Fernández Gudiña respaldó las críticas del BNG y tildó de surrealista el debate de los presupuestos sin respuestas. “¿A qué venimos, entonces?”, preguntó.

Publicidad

Fernández Gudiña propuso que se dejasen sobre la mesa para el próximo pleno, propuesta que no cuajó. Y planteó la necesidad de dotar de más fondos al Camino de Invierno, teniendo en cuenta el Año Xacobeo y que sólo se destinan 5.000 euros.

El alcalde dijo que respondería todas las preguntas de la oposición en el pleno de enero. No obstante, sí respondió a preguntas, negando cualquier tipo de duplicidad en las partidas, explicando son los mejores presupuestos que se podían presentar dada la incertidumbre con la que llega 2021.

Publicidad

Tildó la planificación de correcta y señaló que el presupuesto municipal se irá corrigiendo en función de las necesidades del año.

Durante el pleno también fueron desestimadas las alegaciones presentadas por el BNG al presupuesto de 2020.

Así las cosas, fue un pleno denso y tenso que despidió 2020.