O Barco aprueba 716 mil euros en obras y rechaza una alegación al presupuesto

Publicidad

El presupuesto municipal de 2021 fue aprobado definitivamente

El pleno de la Corporación municipal de O Barco aprobó por unanimidad de todos los grupos un expediente de modificación de créditos para la ejecución de obras y gastos generales por valor de 717.625 euros a cargo del remanente de tesorería.

El portavoz del grupo de gobierno (PSOE), Aurentino Alonso dio lectura a la relación de obras:

  • Pavimentación y aceras en Os Nidos
  • Abastecimiento domiciliario de agua potable en Vilanova
  • Pavimentación y otras mejoras en la zona Igrexa de A Proba
  • Arreglo del entorno de la iglesia de Xagoaza
  • Acondicionamiento del paseo Bienvenido Miguélez (entorno de la Casa Grande de Viloira)
  • Oficina para tramitación del DNI y Extranjería
  • Alcantarillado y saneamiento en O Serro
  • Infraestructuras en Vilariño
  • Redacción del anteproyecto de O Salgueiral
  • Arreglo de la calle principal de Soulecín
  • Mejoras en Alixo
  • Arreglo de pistas y aceras en núcleos rurales como consecuencia de daños de temporales u otras causas
  • Adecentamiento y embellecimiento de espacios públicos (solar cedido al Concello en la calle Manuel Quiroga)
  • Dotación de subvenciones pendientes.

El portavoz de Riada Cidadá, Félix García Yáñez, preguntó sobre el remanente de tesorería y solicitó que se inviertan más cantidades en obras para el municipio. “Tenemos una porrada de dinero inactivo que no conduce a nada”.

Publicidad
Publicidad

Propuso que se añadiesen obras necesarias que “no repercuten nada en el balance de caja” que, además de revertir en los vecinos, entrañarían empleo. “Gastando en infraestructuras se generan puestos de trabajo de los que tan necesitados estamos con esta crisis que, primero fue económica y, ahora, pandémica”. Y concluyó con que “abogo porque se planteen unas obras más ambiciosas, sobre todo con más ambición de gasto”.

El alcalde, Alfredo García, puso de relieve que la realidad no se traduce en gastar así, sin más. Puso por delante la prudencia, como principio del gasto municipal, teniendo en cuenta que “no se sabe cómo se van a comportar los ingresos del año siguiente”.

Puntualizó que el remanente de tesorería es de 6 millones de euros, una cifra que no es exacta ni absoluta, entre otras cosas porque porque se acaban de incorporar todos los proyectos del año pasado que no estaban finalizados con el objetivo de acabar unas obras valoradas en, aproximadamente, un millón de euros. “De este modo, ya no son 6 sino 5 millones”, matizó, cifra que volverá a oscilar pues sumará el montante de la parte que le toca al Concello en convenios con otras administraciones para dar vida a nuevas obras y servicios importantes para la villa.

Publicidad

En este último apartado, Alfredo García citó la conveniencia de asegurar al menos un millón de euros para proyectos pendientes como el de impermeabilización de la vía férrea (en el entorno la calle Xirimil), mediante convenio con Adif, para el que se precisa al menos 500.000 euros. Y recordó el proyecto con la Confederación Hidrográfica para estudio y solución de la red de tuberías a fin de frenar que las aguas limpias no lleguen a la depuradora y lograr un saneamiento del río Sil al cien por cien. “Un millón de euros del remanente es intocable”, dijo en alusión a la necesidad de fondos para ambas iniciativas.

También puso de manifiesto que a partir del verano, cuando se vean en marcha las obras programadas, se podrá pensar en ejecutar otras nuevas, pero no ahora, entre otras cosas porque “no tenemos un departamento para sacar todas las obras del mundo”.

Publicidad

Alfredo García anunció que todo ello se abordará en un próximo pleno como punto del orden del día, destacando la puesta a disposición de los grupos de la oposición del expediente de liquidación, donde se puede visualizar que “se cumple la regla de gasto y la estabilidad presupuestaria”.

Por su parte, Carlos Crespo, que ejerció como portavoz del PP ante la ausencia justificada de Sabina Aguado, argumentó el voto a favor debido al beneficio de las obras para O Barco. Eso sí, valoró que “tal vez se podría hacer alguna más o bien unas serían más prioritarias que otras. En todo caso, estamos de acuerdo con que se lleven adelante”.

En esta sesión plenaria también prosperó, con los votos en contra del PP, una moción de urgencia para rechazar una alegación al presupuesto municipal de 2021 presentado por el sindicato CSIF y, posteriormente, a la aprobación definitiva del mismo.

La alegación señalaba que el Concello de O Barco incumplía la legalidad porque el presupuesto municipal “fue aprobado sin la preceptiva negociación colectiva de gastos de personal”. Además, el CSIF había solicitado que se dotase el acuerdo del abono del 0,9 por ciento del incremento de la masa salarial de los trabajadores municipales.

El alcalde señaló que el incremento del 0,9 por ciento ya se realizó en la nómina de enero, que no se modificó la plantilla (“y por tanto en este apartado no había nada que negociar”) y que no se varió ningún salario. Es más, recalcó que cuando el Estado dice que la subida salarial es del 0,9 por ciento “no dice cómo aplicarlo y existe la posibilidad de negociar para cada caso. Sin embargo, es costumbre de este ayuntamiento realizar la subida sin discriminación, a todos y cada uno de los trabajadores”.

Por su parte, el PP justificó su voto en contra señalando que “es un asunto bastante importante, que puede tener consecuencias serias y es precios un tiempo para estudiarlo”, aclaró Carlos Crespo.

Moción del BNG: pintura negra en las aspas de los aerogeneradores contra la muerte de aves por culpa de los parques eólicos

La sesión dio para más. Entre otros asuntos, prosperó una moción del BNG para instar a la Xunta y al Ministerio de Transición Ecológica al pintado de negro de las aspas y torres de turbinas de los aerogeneradores, en caso de concederse licencia a los proyectos de parques eólicos, a fin de evitar la muerte de las aves contra.

El portavoz nacionalista, Suso VilaSánchez, citó que se calcula que en 2020 en los parques eólicos en España (con unos 20.000 aerogeneradores) podrían estar causando una muerte anual de entre 6 y 18 millones de aves. De ahí, la moción.