La vacuna de ARN mensajero, ahora contra el cáncer

Publicidad

El Área Sanitaria de Ourense, Verín y O Barco participa en un ensayo clínico para prevenir las recaídas de pacientes de cáncer de colon

El coronavirus dio a conocer las vacunas de ARN mensajero. Pfizer-BioNTech y Moderna fueron las primeras en utilizarse en humanos contra el COVID-19. Sin embargo, esta tecnología llevaba años en desarrollo probándose en enfermedades como el cáncer. El objetivo de una vacuna contra el cáncer es instruir al sistema inmunológico para que ataque a las células que presentan esa proteína.

El Servicio de Oncología del Área Sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras está participando en la fase II del ensayo clínico de la vacuna para prevenir recaídas de cáncer colorrectal. El objetivo de este innovador estudio, en el que están participando pacientes ourensanos, es conseguir una terapia inmunológica de precisión, que permita obtener una vacuna personalizada para cada paciente: aquellos en los que tras una prueba altamente específica, biopsia líquida, se determine el riesgo de recaída.

Publicidad

El cáncer colorrectal, tras ser operado en las dos primeras estadías de esta enfermedad, II de alto riesgo e III, recibe quimioterapia para evitar que el tumor recaiga. No obstante, subraya Ana Fernández Montes, oncóloga del Hospital Universitario de Ourense y responsable del ensayo clínico, “en el subgrupo en el que detectamos ADN tumoral circulante en sangre, existe un alto riesgo de que el tumor recáia a pesar de recibir quimioterapia” .

Publicidad

Además, Fernández Montes, señala que la quimioterapia no siempre es eficaz en este pequeño subgrupo de pacientes, en los que hasta ahora la única opción es extremar la vigilancia y control, por lo que centran los esfuerzos de investigación. “Una de las vías de investigación de vanguardia es el diseño de vacunas ARN, que en este caso vienen de la mano de la empresa BioNTech”, explica la oncóloga.

Publicidad

Los pacientes son seleccionados en función del riesgo de recidiva del tumor, que se determina antes de iniciar el tratamiento de quimioterapia mediante una biopsia líquida —para la que solo es preciso una muestra de sangre— que “de ser positiva, en función de las mutaciones que tenga el tumor de cada paciente, servirá para diseñar una vacuna específica para cada enfermo”, detalla la doctora.

En la actualidad, 14 pacientes ourensanos participan en el ensayo clínico. La previsión es llegar a 40. Ana Fernández Montes destaca el compromiso y colaboración de los pacientes de Ourense y agradece su disponibilidad para participar. Esta generosidad permite al Servicio de Oncología mantener una intensa actividad investigadora y sitúa al hospital público de Ourense en un potencial candidato a colaborar en proyectos de esta entidad y vanguardia, a la altura de hospitales universitarios e instituciones de toda Europa.

Publicidad

De los trece hospitales que participan en el ensayo en España, tres son gallegos, sumándose al de Ourense los de Santiago de Compostela y A Coruña, que también forman parte del selecto grupo integrado por los prestigiosos Clinic, Valle d’ Hebron y Santa Creyó i Sant Palo, de Barcelona, los hospitales de La Paz, San Carlos y Gregorio Marañón de Madrid, la Clínica Universitaria de Navarra, el Hospital General de Valencia, el Miguel Servet de Zaragoza o el Centro Integral Oncológico Clara Campal ( CIOCC) de Madrid.

A nivel mundial el ensayo está también en activo en diez centros de Estados Unidos, en cuatro de Bélgica y en once de Alemania, país de origen de BioNTech.

Publicidad

BioNTech está dedicada al desarrollo y fabricación de inmunoterapias activas, para lograr un enfoque específico del paciente en el tratamiento de enfermedades graves, por medio del ARN mensajero para su uso en enfermedades, como el cáncer; infecciosas como la Covid-19; en la terapia celular diseñada o en otras enfermedades raras, a partir del remplazo de proteínas.

De esta forma, con el avance que supone la técnica de ARN mensajero, se abre un sinfín de nuevas posibilidades de tratamiento, y podría convertirse en una respuesta terapéutica, para tratar o curar numerosas enfermedades existentes u otras nuevas, que hasta ahora no se podrían imaginar.