Un chute de esperanza: “La vacunación va viento en popa”

Publicidad

La vacuna contra la COVID-19 comenzó a ser administrada a menores de 59 años y mañana han sido convocadas 850 personas

La vacunación a menores de 59 comenzó. A la puerta del Hospital de Valdeorras, pequeñas colas y ánimo entre los receptores de la primera dosis de Pfizer. Un chute de esperanza y optimismo en la búsqueda de la inmunidad que, según el Gobierno, será “de rebaño” en 100 días.

Una jornada más el equipo de vacunación lo dio todo. Las enfermeras Carla Correia y Noelia Rodríguez fueron las enfermeras encargadas de inyectar las dosis.

Publicidad

Con la sonrisa envuelta en la mascarilla, se mostraron encantadas de asumir esta labor.

Publicidad

“Va viento en popa”, señaló Carla Correia, destacando que cada jornada de vacunación es intensa, en horarios de mañana y tarde, abarcando, al mismo tiempo, “varios grupos de edad esta semana”.

Noelia Rodríguez y Carla Correia

Valoró muy positivamente la respuesta en Valdeorras a la vacuna , que “es muy buena”, entre un 85 y un 90 por ciento, además de rápida.

Por su parte, algunas de las personas que se pusieron la vacuna en este día relataron que fue un día “histórico” para ellas en tanto cuanto era muy esperada.

El Sergas ha dado a conocer que para mañana, miércoles, han sido llamadas 850 personas a vacunarse, en una jornada además en el que se celebra el Día Internacional de Enfermería, profesionales cuya labor es clave en el ámbito sanitario.

La vacunación sigue su ritmo trepidante.