El “SilFest” recargó las pilas del público en O Barco

Publicidad

El festival de música a orilla del río Sil derrochó energía, humor, conciertos y un programa repleto de actividades, también para los más pequeños

El “SilFest” recargó del público en una edición que derrochó energía, humor y ganas de disfrutar para tomarse la revancha contra la larga pandemia. El festival desplegó múltiples alternativas para empapar de música a los participantes, actividades complementarias para pasarlo bien, gastronomía, artesanía y, por supuesto, buen vino de la Denominación de Origen Valdeorras.

Fue un fin de semana intenso que llenó de ambiente O Barco y proyectó la imagen y posibilidades turísticas de O Barco y Valdeorras.

Los conciertos se sucedieron a orilla del río Sil a través de un programa diverso en el que no hubo hueco para los tiempos muertos.

Publicidad

El SilFest se vivió en un entorno privilegiado, a la orilla del río Sil. Toda una fiesta en el que en niños, niñas y adultos de todas las edades tuvieron su espacio y fiesta.

El festival de música también fue todo un aliciente para los más pequeños, que tuvieron un Mini SilFest de lo más entretenido.

El SilFest, con un cartel de lujo, se disfrutó de manera ininterrumpida durante todo el fin de semana haciendo vibrar al público.

El SilFest volvió a revelarse como un festival completo, diferente, que cada vez cuenta con mayor número de seguidores.

El “SilFest” también movió el turismo en O Barco y tuvo público de diversas Comunidades españolas.

Cerró su edición de 2022 con un éxito absoluto.

Así fue un paseo por el festival en imágenes:

Recaudación solidaria para los afectados por los incendios

La organización ha hecho balance. El SilFest recibió unas 2.000 visitas durante el viernes y sábado, a orilla del río Sil y en pleno Camino de Invierno. El público vibró con bandas como León Benavente, Corizonas, Sex Museum, Veintiuno o Alberto & García.

No faltaron los grupos locales como Navegando a Barlovento, De Vacas (Concierto Xacobeo 21-22) o Macizas Centrais.

El vino de la Denominación de Origen Valdeorras estuvo muy presente. Los más enófilos no fallaron en las diferentes catas que dirigió la sumiller Mercedes González, maridando placer, música y la poesía del valdeorrés Florencio Delgado Gurriarán.

Los más pequeños se lo pasaron pipa en el Mini SilFest con juegos, y talleres, pintacaras, cine al aire libre y actividades de aventura.

Los más valientes se subieron a los kayaks para disfrutar de las aguas del Sil. Y los más presumidos eligieron el maquillaje festivalero y el fotomatón.

Además, el festival mostró este año su lado más solidario recaudando dinero para los afectados por el incendio de O Barco de Valdeorras. Vendió 300 entradas Fila 0 (sin acceso al festival) por un importe de 5€, y fueron muchos los que donaron dinero in situ en nuestra hucha solidaria. Todo lo recaudado (cantidad pendiente de confirmar) será gestionado por Cruz Roja Valdeorras.