El obispo de Vic recorre el Camino de Invierno con jóvenes de su Diócesis

0
558
El obispo de Vic, Romá Casanova, con el grupo que peregrina, a su paso por A Rúa

El obispo de Vic —Cataluña—, Romá Casanova, realiza una etapa del Camino de Invierno con un grupo de jóvenes de su Diócesis, algunos de ellos también de Manresa. Están alojados en el colegio Pablo VI, en A Rúa. Realizan esta ruta jacobea por etapas, divididas en tres anualidades. Se trata de un recorrido que abarca una semana por año —unos 20 kilómetros al día de estos siete días—. Esta semana afrontan Ponferrada-Quiroga. La de hoy fue O Barco-Alvaredos, pasando por Vilamartín y A Rúa.

El obispo Romá Casanova (a la derecha) con un joven del grupo de peregrinos de la Diócesis de Vic

El obispo de Vic, Romá Casanova, señala que ya habían realizado el Camino Francés y esta es la primera vez que descubren el Camino de Invierno. “La experiencia es muy positiva. El camino es bonito, se viven momentos de compartir, de cansancio… Se camina con un objetivo”, valora.

Publicidad

Romá Casanova detalla que hacer el Camino “es una manera de caminar pero también de caminar interiormente, de ayudarse unos a otros, de convivir. En el Camino uno se encuentra con Dios pero también con uno mismo; uno se pone a prueba, también el esfuerzo”.

Destaca que la ruta jacobea fomenta valores y los muestra. “En el Camino hemos conocido a gente generosa, que te acoge e, incluso, nos han invitado. La gente es extraordinaria”.

Considera que hacer el Camino es importante, además del encuentro con otros.

Dos jóvenes del grupo

“Es un Camino tranquilo. Sólo nos hemos encontrado con un grupo de esolvacos”, añadió el obispo de Vic. Citó que “es más austero” que otras rutas jacobeas, por falta de infraestructura hostelera, pero “es muy bonito. Lo recomiendo”.

Por su parte, Lluis Vidal, uno de los integrantes de este grupo de peregrinos manifestó que “nos ha gustado mucho el Camino de Invierno. Está todo muy bien indicado, tal vez la única deficiencia es que es difícil encontrar lugares en los que sellar las credenciales”.

El año que viene harán su segunda etapa y en el 2021, en pleno Año Santo, materializarán la tercera para llegar a Santiago.