Voluntarios por amor a Arcos: la desinfección de calles en tractor

0
907
Carlos López Gudiña y David López

Carlos López Gudiña y David López rociaron de desinfectante las calles, que fue proporcionado por el Concello de Vilamartín

Carlos López Gudiña es vecino de Arcos y un gran defensor del medio rural. Enamorado de su tierra y de aquello de que “los pueblos existen” se implica en todo tipo de iniciativas solidarias. Ahora, con la colaboración amigos como David López, procedió a la desinfección de la citada localidad del municipio de Vilamartín. El objetivo: ayudar en la prevención del COVID-19.

Publicidad

El Concello de Vilamartín facilitó el líquido desinfectante para “regar” todos y cada uno de los rincones de Arcos, desde un tractor y con sulfatadora. El buen tiempo facilitó la tarea.

Carlos López relata que esta iniciativa es una buena forma de colaborar como vecinos, visibilizar que los pueblos existen y mostrar el deseo de que “podamos acabar la desescalada sin ningún caso”.

En este sentido, cuenta que la suerte jugó a favor de Arcos, localidad que cuenta con 70 vecinos. “No tuvimos que lamentar la pérdida de vecinos ni personas mayores en el pueblo”.

Carlos López y David López son voluntarios por amor al pueblo. Ambos consideran fundamental aportar a su entorno más cercano.

Por su parte, Carlos López cree que la crisis desatada por esta pandemia del coronavirus puede beneficiar al medio rural. “Nunca vi tan limpias las tierras. En un pueblo si viene mal dadas, siempre ha qué comer. Pienso que está resucitando el rural”.

El confinamiento pasado fue más fácil en el rural. “Verse encerrado en pisos es más difícil”. Ahora, ya en plena desescalada animan a seguir cumpliendo las normas dictadas.

No es esta la primera vez que ejecutan una desinfección. Carlos López Gudiña, siempre que dispone de tiempo libre realiza el desbroce de hierba y maleza en espacios públicos. Y es una de las caras visibles en muchos de los eventos solidarios y deportivos que se realizan en Valdeorras.

Todo un ejemplo de compromiso con la tierra y el pueblo, reconocida por sus propios vecinas y vecinos, que han mostrado su agradecimiento a la implicación de estos voluntarios con Arcos.

Los pueblos existen y Arcos también.