La novena, en casa y a San Roque: “¡que aniquile la peste del coronavirus!”

0
1793

Fieles de A Rúa emplean tiempo del confinamiento realizando de forma individual actos litúrgicos ante la suspensión de los cultos religiosos

El confinamiento da mucho de sí. Hay quien opta por destinar parte del mismo a organizar su propio culto religioso, ante la suspensión de misas y otros actos litúrgicos. Los devotos están realizando individualmente novenas en sus casas para encomendarse a San Roque, abogado de la peste, a fin de rogarle “que aniquile el coronavirus”.

El santo goza de un buen número de seguidores en Valdeorras, si bien en A Rúa existe una devoción especial pues cuenta con barrio y capilla propia.

Publicidad

Fieles del citado municipio están ejecutando en sus hogares novenas para orar por una pronta solución a la pandemia del coronavirus. Eso sí, en solitario, cumpliendo a rajatabla las indicaciones de permanecer en casa tal y como obliga el decreto de la declaración del estado de emergencia.

Manuel Martínez, sacristán de A Rúa, explica que en los últimos días, un grupo de creyentes se ha puesto en contacto con él para pedirle el texto al que se da lectura en las novenas de San Roque, teniendo en cuenta las particularidades de santo.

“Como no es posible organizarlo en las iglesias, dado que la Diócesis ya suspendió los cultos religiosos en los últimos días, han empezado los nueve días novena en sus casas. Cada persona de forma individual, lógicamente”, aclara Manuel Martínez.

Es más, el sacristán remitió el citado manual de la novena a los devotos que se lo requirieron a través de correo electrónico.

Recuerda la historia de San Roque. Durante la epidemia de peste que se desató en el siglo XV en Italia, el santo se dedicó a asistir a los enfermos y consiguió curar a muchos milagrosamente.

Se dice que contrajo la mortal enfermedad y que como no quiso ser una carga para ningún hospital decidió instalarse en una caverna. Se aisló del exterior, tal y como se está haciendo ahora con el coronavirus.

Sin embargo, un perro lo alimentó milagrosamente y el amo de este animal lo descubrió y le brindó cuidados y atención.

Los fieles buscan que se obre el “milagro”.