La Confederación Hidrográfica Miño-Sil restaura las zonas calcinadas por incendios en Valdeorras

Publicidad

Retira madera para evitar daños por inundaciones y arrastres de cenizas mediante técnicas sostenibles

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), organismo autónomo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, intensifica los trabajos de restauración hidrológico-forestal de las zonas devastadas por los  incendios de este verano en la comarca de  Valdeorras.

El objetivo es paliar una mayor degradación de los hábitats quemados, evitando más daños al medio ambiente por erosión y arrastre de cenizas a los cauces fluviales.

“Hemos priorizado los trabajos de retirada de madera y tapones en zonas próximas a viviendas aisladas y a cascos urbanos para evitar daños por inundaciones o avenidas.  Por otra parte, para evitar arrastres de cenizas, empleamos técnicas de bioingeniería no invasivas y ambientalmente sostenibles, como pequeños muros en piedra o madera y fajinas de troncos y ramas,  lo que evitará su transporte hacia el cauce”, explicó José Antonio Quiroga, presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.

Publicidad
Publicidad

Trabajamos contra reloj en zonas montañosas de fuertes pendientes donde se ha reducido drásticamente la cubierta vegetal, lo que implica que en momentos de lluvia intensa, como ya ha ocurrido en esta zona, el flujo de líquidos y sólidos hacia los cauces no presenta obstáculos y puede provocar problemas por arrastres y tapones aguas abajo de la zona quemada” ha explicado Quiroga.

“En paralelo, continuamos los trabajos de restauración de otras zonas devastadas por el fuego en el Macizo Central y en O Courel” ha concluido el presidente.

El conjunto de actuaciones suponen un esfuerzo inversor del Gobierno de España que supera el medio millón de euros.