Javier Fernández, un ciclista de A Rúa en la modalidad de MTB más “bestia”

Publicidad

Forma parte del equipo “Bicicletas Chinquena” de Verín y su sueño es poder llegar a competir en la copa del mundo

Javier Fernández Quiroga, de A Rúa, lleva seis años compitiendo en la modalidad de MTB más “bestia”. Su pasión es el mundo del ciclismo. Su aspiración, conseguir buenos puestos a nivel internacional, una meta para la que se prepara a conciencia.

El joven forma parte del equipo “Bicicletas Chinquena” de Verín. Además, compatibiliza esta gran afición con el estudio de las oposiciones a bombero.

Javier entrena duro. Día tras día, horas y horas, tanto en el gimnasio como sobre la bicicleta.

Publicidad

Su empeño le valió el tercer puesto en el podium del campeonato gallego de la “BTT descenso” en 2020. Después de aquello, llegó la pandemia y se cancelaron las carreras. Ahora, retoma la competición.

Ciclista y opositor a bombero…

Sí. Llevo cinco años trabjando en brigadas temporales helitransportadas en San Xoan de Río y de ahí que vaya a opositar a bombero. Tengo un entrenador personal y enfoco el entrenamiento tanto para el ciclismo como las oposiciones.

Publicidad

Ahora estás en el equipo “Bicicletas Chinquena” de Verín…

Si. Es el primer año. Estoy encantado. Es un equipo que me aporta mucho.

¿Qué es lo más bonito del ciclismo para tí?

Lo positivo de este deporte. Ahora acaba de incorporarse al equipo un chico de Ourense y me gusta ver cómo llega, con una sonrisa de oreja a oreja, y se va con otra más grande. Y siempre con ganas de mejorar. Este es el espíritu del ciclismo. No es como en otros deportes, donde hay una competencia extrema. Aquí, todos queremos ganar, pero somos amigos, es una competencia sana, nunca se enfadaría uno con otro porque hayas sido mejor, sino al contrario, es un orgullo.

¿Qué peculiaridad tiene la modalidad que practicas?

La MTB se caracteriza es ciclismo en pistas, trialeras, zonas muy rotas de piedras y raíces. Estoy en lo más “bruto”, en la modalidad más bestia. Se realiza en pistas específicas, abruptas, que son como el cauce de un río cuando se queda seco. Hay saltos que cruzan caminos, saltos de una piedra otra, caídas etc.

¿El riesgo compensa?

Sí. Es uno de los deportes con más riesgo. Hay que andar espabilado para no caerse.

¿Sacrificio y lucha?

Pide mucho al día y exige una condición física muy buena. Entreno mucho, la verdad.

¿Cuál es la próxima cita de competición?

Este fin de semana en Mugardos, pero de enduro. Es la primera vez que me presento en esta modalidad. En próximas semanas, acudiré al campeonato gallego de MTB descenso. Me hace mucha ilusión. Está muy bien correr en casa. Todo el mundo se conoce.

¿Cuál es tu sueño?

Me encantaría conseguir los puntos para correr la copa del mundo. Voy a intentar correr el campeonato nacional cuando se convoque. También me encantaría organizar unos campamentos en verano para que los más pequeños dominen la técnica y tengan la posibilidad de aprender.