Enrique Álvarez: “La Diputación ve razonable arreglar la carretera de San Vicente, ahora hace falta voluntad política”

Publicidad

El alcalde de Vilamartín confía en que la reunión mantenida con Manuel Baltar no quede en “saco roto”

El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, se reunió recientemente con el presidente de la Diputación, Manuel Baltar, para abordar necesidades en el municipio. El regidor recibió un “sí” rotundo a las obras planteadas para mejorar servicios en núcleos del municipio si bien para la ansiada restauración de la carretera de San Vicente la respuesta se quedó en “una propuesta razonable”, palabras que vuelven a trazar una duda y, al mismo tiempo, una vía de esperanza que el regidor aguarda no caiga en “saco roto”.

Publicidad

Enrique Álvarez afirma que la carretera de San Vicente es solo cuestión de “voluntad política”. En su día a día es una perpetua “espada de Damocles” a la que no puede darle solución y “como alcalde, no puedo mirar para otro lado. La carretera no puede estar así eternamente”, dice preocupado. Como representante de un Concello, asevera, si se cae una carretera “yo no podría dormir pensando en que los vecinos estarían encarcelados“. Confía en que que la Diputación mueva su “ficha” para programar el arreglo del vial.

Valdeorras de Cerca: ¿El arreglo de la carretera de San Vicente puede estar más próximo o solo hay una declaración de intenciones?

Publicidad

Mi sensación es buena. Parece que la intención del presidente es hacer algo pues lo vio factible o posible. Otra cosa es que se haga. Podría ocurrir lo de otras veces, que empiezan a pasar los días y no se pone nada encima de la mesa. Vamos a ver qué pasa. Yo comenté a Baltar que lo que tiene que haber es voluntad política de hacerlo. Ya no se trata tanto de inversión pues aún cuando se cifra en 13 millones de euros, de “difícil” ejecución para una Administración de una sola vez, el proyecto se puede ejecutar en varias fases. Pero lo que hace falta es la determinación de querer empezar.

Valdeorras de Cerca: El Concello planteó, ya hace meses, ejecutar una vía de urgencia a San Vicente, ¿en qué quedó el asunto?

Sí. Contamos con el respaldo de la empresa Cupa, en el sentido de que no tiene problema en poner a disposición sus terrenos colindantes a la carretera para poder hacer una entrada de urgencia en San Vicente. Ya había un compromiso de la Diputación hace cuatro años de hacer ese vial de urgencia (que no es el trazado definitivo de la carretera) pero nunca se hizo. Comenté a Baltar que pedí permiso a la Diputación hace seis meses para que el Concello de Vilamartín asuma dicho acceso y que en ese tiempo no me contestaron. En el caso del vial de urgencia, que discurre a 25 metros de la carretera de San Vicente, lo único que tiene que ver aquí con la Diputación es el enganche con el trazado. Solo me tienen que dar permiso para esa conexión. Planteé al presidente de la Diputación que el Concello de Vilamartín no mete en ningún problema a la Diputación, si acaso el que se mete en problemas es el Ayuntamiento, que asume la responsabilidad de abrir otro vial.

Valdeorras de Cerca: Así las cosas, ¿qué haría falta para avanzar en el vial de San Vicente?

Solo es cuestión de voluntad política, que firmemos un convenio y empezar. Lo normal es que nos reuniésemos. Porque económicamente va a ser más barato de lo estimado. Una vez realizado el relleno, solo habría que hacer el trazado de 700 metros de la carretera. Le dije a Baltar que puedo entender que me quieran castigar a mí como alcalde, pero a un pueblo entero, eso no lo entiende nadie. El respondió que la propuesta le parecía muy razonable. Claro, si le parece razonable y no avanzamos, tampoco me valdría, aún cuando la respuesta haya sido buena. La duda queda ahí.

Valdeorras de Cerca: Sí se ejecutarán otras obras en el municipio…

Baltar se comprometió a asumir la cuarta fase de remodelación de la calle principal de Correxais, con 48.000 euros. La Diputación asumió ya las dos primeras y la tercera la estamos haciendo con fondos del remanente del Concello. También, solicité a Baltar ayuda para el plan de rehabilitación del conjunto de las “covas” y mostró su disposición para acometer una parte. Y, finalmente, confirmó que se mantienen los 42.000 euros para la rehabilitación de la pasarela de Penouta, que no se ejecutó debido a que faltaba los permisos de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.