El pórtico del Santuario de As Ermitas destapará las “siete ventanas”, tapiadas hace 200 años

875

La Xunta restaurará este soportal para dotarlo de nuevo tejado, reparar sus columnas de piedra y abrir los huecos originales, que serán acristalados

El Santuario de Nuestra Señora de As Ermitas (O Bolo) será objeto de una nueva rehabilitación. La Xunta de Galicia acaba de adjudicar los trabajos de reparación del pórtico (porche o soportal), ubicado en el exterior del santuario, en el atrio. La inversión es de 80.000 euros. El templo tiene la consideración de Bien de Interés Cultural y es uno de los santuarios más representativos de Galicia.

José Vega, guía del santuario y presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de Las Ermitas, afirma que es una obra muy necesaria. Este pórtico, con dintel de madera y que se apoya sobre columnas de piedra, acusaba un deterioro que será subsanado con el arreglo de columnas y tejado.

Pero además, esta obra devolverá las denominadas “siete ventanas”, tapiadas hace aproximadamente 200 años, y que cumplían servían de mirador para contemplar el hermoso paisaje que se atisba desde este punto. Además, hubo algún tiempo que este pórtico se usó como caballerizas y como punto de venta para mercaderes ambulantes. En la actualidad, su uso es para resguardar y proteger a los visitantes de las incidencias del tiempo y como zona de descanso.

José Vega detalla que “antes había gente que iba de rodillas o caminando al santuario y llegaba a esta especie de cobertizo y se sentaba a descansar. Es como el punto de recepción del Santuario”.

Detalla la historia: “Tenía siete huecos, las denominadas “siete ventanas”, pero llovía y entraba mucho aire por lo que decidieron cerrarlas hace más de 200 años”. Ahora, con la restauración, además de abrirlas serán acristaladas para evitar inclemencias meteorológicas.

Precisamente, el siete es un número con significado en este santuario. El templo dispone de tres estructuras arquitectónicas con siete ventanas que representan las siete ermitas, según relata José Vega. “Son siete ventanas en el pórtico, siete altares en el interior del templo y siete ventanas en la zona la subida a las torres. Todo ello una representación para simbolizar lo que hicieron los ermitaños dentro de las cuevas, las siete ermitas”, precisa.

Publicidad

Por su parte, la Xunta afirma que esta rehabilitación en el atrio del Santuario tendrá un plazo de ejecución de dos meses y permitirá resolver y reparar las “patologías” observadas en los distintos elementos constructivos.

Publicidad

De este modo, se solucionarán los problemas de estanqueidad existentes en la cubierta de pizarra, se resolverán los problemas de funcionalidad que se presentan en la estructura de madera, se mejorarán las condiciones de estabilidad de las columnas de granito y se eliminarán los elementos constructivos existentes en los huecos del soportal para recuperar su funcionalidad e imagen original (con la apertura de las siete ventanas).

Publicidad

Asimismo, se reorganizarán y se renovarán las instalaciones de iluminación existentes y se acondicionarán detalles interiores.

Publicidad

La dotación de un sistema de iluminación LED en este pórtico y trabajos de limpieza, entre otros, completan las actuaciones que se llevarán a cabo.

El Santuario de Nuestra Señora de las Ermitas se encuentra situado entre los macizos de las sierras de Queixa, del Eixo y de San Mamede, en una profunda garganta del río Bibei y próximo a una de las antiguas rutas de penetración en Galicia, la Vía Romana de Astorga a Ourense, no lejos del cruce con la Vía de Braga a Astorga. Disfruta de una situación privilegiada, localizada en un anfiteatro natural que realza su arquitectura barroca.

Publicidad

Entre 2012 y 2014 la Xunta de Galicia desarrolló un plan director del Santuario de las Ermitas con una inversión de cerca de 44.000 euros. Este documento recogía el estudio y conservación de los sistemas de contención de tierras, cimentación y evacuación de aguas e incidía especialmente en estos aspectos clave por la situación del conjunto sobre una ladera rocosa, lo que condiciona su configuración.

Publicidad

Posteriormente, en los años 2016 y 2017, el templo ya fue objeto de mejora, en este caso, a través de la reconstrucción del muro derribado del olivar y su contorno inmediato por un importe de 186.000 euros. Se trató de una obra de ejecución compleja en la que se eliminó una gran cantidad de material de relleno que se acumularon en las inmediaciones del templo y que comprometían su estabilidad.

Publicidad

De este modo, se mejoraron las condiciones de conservación y mantenimiento de los muros y se remontó el muro más próximo al atrio. Estas actuaciones, teniendo en cuenta la nueva adjudicación, superan los 300.000 euros invertidos en la última década.

Publicidad

Para poder realizar todas estas mejoras, la Consellería de Cultura y Turismo firmó un convenio de colaboración con la Diócesis de Astorga para la puesta a disposición de los terrenos e inmuebles necesarios para la ejecución de las actuaciones de conservación y restauración en varios inmuebles eclesiásticos, entre los que se encuentra este santuario.