Paseo por los “secretos” de A Rúa: Del asalto a la vieja Consistorial hasta As Pinguelas

Publicidad

La Oficina de Turismo organizó un interesante “andaina” por la historia, parajes naturales, “covas” y el vino que fue todo un éxito

“Segredos de Valdeorras. As Pinguelas”. Este fue el título de la “andaina” que organizó la Oficina de Turismo Comarcal de A Rúa este fin de semana y que, pese al tiempo gris, fue todo un éxito. Los asistentes pasearon por la historia de espacios emblemáticos de la localidad, desde la vieja Casa Consistorial y su popular asalto a principios del siglo XX, hasta el paraje singular de As Pinguelas, salpicado por su belleza natural y bodegas (“covas”) centenarias.

Publicidad

Fue una “andaina” de interés cultural y paisajístico muy especial.

Durante la ruta, de 2 kilómetros, el historiador Luis Carrón relató pasajes y curiosidades de la historia de A Rúa. La “andaina” tomó como eje central As Pinguelas, un entorno natural que, aún cuando “no es un secreto para vecinos y vecinas de A Rúa, sí es desconocido para las personas de otros puntos de Valdeorras”, puntualizó.

Publicidad

La calificación de este lugar como “secreto, se ajusta al concepto porque es un lugar bonito, escondido y digno de visitar”, dijo en alusión al contenido de la “andaina”.

Plaza César Conti

La caminata comenzó en la Praza de César Conti. Aquí, Carrón habló de los orígenes de este núcleo, atravesado por la Vía Nova.

Detalló que quedan algunos restos de construcción romana en la “casa del escudo”, conocida como Casa Prado. “Cuando se construyó la casa aprovecharon restos de columnas romanas y los reaprovecharon en la fachada”, puntualizó.

Destacó el escudo de la citada edificación e hizo mención a la figura de César Conti.

En el mismo entorno, se paseó por el exterior de la antigua Casa Consistorial donde todavía consta una inscripción en la fachada de cuando era el edificio administrativo local de A Rúa.

Aquí, contó una anécdota de cómo se realizó el traslado a la misma al barrio de la Estación, que “fue casi tragicómica, digna de una película de Berlanga. Se hizo casi por las bravas”, puntualizó Carrón.

Carrón contó que vecinos de Fontei una noche, animados por uno de los próceres de aquel tiempo, Pedro Gayoso, “tomaron” la Casa Consistorial una noche y comenzaron a meter en cestos de vendimia documentación del edificio administrativo y se los llevaron a Fontei para ubicarlos en el barrio de la Estación.

Publicidad

En aquel traslado, en los primeros años del siglo XX, incluso se dice que vecinos de A Rúa Vella salieron a defenderla con armas y que uno de los vecinos de Fontei acabó herido de un tiro.

Sea como fuere se oficializó el peculiar traslado al barrio de “A Estación”.

La Casa Consistorial pasaría a tener otras funciones, entre ellas la de escuela.

El recorrido de la andaina siguió rumbo a As Pinguelas, cruzando la calle “Cantalarana”, durante la que también se contó como fue el paso de las tropas francesas del general Soul, en 1809, por A Rúa en la Guerra de la Independencia, que saquearon y quemaron edificios como la Casa Rectoral además de estar acampados durante más de una semana en el campo de San Roque.

Después de atravesar “O Barrio”, se desplazaron hasta As Pinguelas para descubrir este hermoso paraje y adentrarse en una las bodegas centenarias, en este caso propiedad de Joaquín Sánchez. Y de aquí a la Adega Melillas para participar en una cata de vino comentada.

Fue una ruta cargada de elementos históricos de interés que forman parte del entorno y que muchas veces, o bien se desconocen o se pasa por alto.

Una ruta por los “secretos” de A Rúa, diferente, que dejó muy buen sabor de boca.

Así fue en imágenes: