Mujeres de A Rúa Vella “tejen” una tradición, las alfombras florales

Publicidad

Se reúnen cada tarde para cortar tuya y confeccionar los tapices que colocarán en las calles durante la celebración del Corpus

Mujeres de A Rúa Vella han vuelto a crear su improvisado “taller” en el Atrio de la Iglesia de San Esteban para cortar tuya sin cesar, uno de los materiales naturales necesarios para la elaboración de las alfombras florales, y “tejer” así esta tradición.

Tarde tras tarde, durante casi un mes, se reúnen para trabajar en los tapices que adornarán el exterior del templo y las calles.

Nada más entrar en el Atrio se observa un manto de conífera que envuelve el suelo y se escucha el constante chasquido de tijeras de podar para desmenuzar la tuya.

Publicidad

La conífera acabará meticulosamente esparcida y apilada en cajas de las que saldrá la noche previa a la celebración del Corpus para lucir en bellas formas de alfombras florales.

Publicidad

Es todo un proceso que exige tiempo, dedicación y amor por esta tradición.

“Parece que no, pero llenar una caja lleva mucho tiempo”, dicen.

La tarea se hace más amena cuando alguna de ellas se pone a contar un chiste, o a charlar, reforzando así el encuentro y lazos vecinales.

Fina Álvarez es el alma de los dibujos que serán rellenados con materiales naturales para conformar las alfombras. Cada año son diferentes, si bien algunos temas se repetirán como “la paloma de la paz”, dice.

En esta tradición, Fina Álvarez pone mucha ilusión y entusiasmo. “Animo a que todo el mundo venga a ver nuestras alfombras el próximo 19 de junio”, lanza. Será toda una sorpresa descubrir los bellos tapices.

Al mismo tiempo, destaca que son las mujeres las que se afanan en realizar todos los preparativos, si bien “para la colocación de las alfombras sobre el suelo durante la madrugada previa al Corpus se hacen turnos y también participan hombres”.

Garbanzos y lentejas coloreados siguen siendo ingredientes fundamentales en la confección de los tapices florales de A Rúa.

Este año la confección de las alfombras florales ha sido casi un acontecimiento después de los dos años duros de ausencia motivados por la pandemia.

“La del covid fue una etapa muy dura, sin poder juntarnos ni realizar ésta y otras actividades. Felizmente, ha vuelto la vida a la normalidad”, valoran.

Mujeres de A Rúa Vella perpetúan y revitalizan las tradición de las alfombras florales.

Son auténticas artesanas de las alfombras florales que, cada año, dejan la huella estampada de una tradición que ha ido perviviendo a lo largo de los años.