La “excursión” de una familia de patos en O Barco que puso a salvo la Policía Local

Publicidad

Fue necesario cortar el tráfico para atravesar las calles y reconducir felizmente a una pata y sus crías hasta su “casa”, el río Sil

Una familia de patos del río Sil decidió hacer una “excursión” hasta la calle Eulogio Fernández de O Barco. Mamá pata y sus crías se adentraron en la urbe para explorar la vida sobre el asfalto. Allí se toparon con el ajetreo del tráfico, el paso de gente, calles y la mirada fija de sorpresa de los viandantes.

Publicidad

La Policía Local tuvo que intervenir. Su “misión”: evitar el atropello de los patos, reconducirlos hasta su “casa” —el río Si— atravesando calles y ponerlos a salvo.

Y así se hizo. Un agente de la Policía Local fue el encargado de poner fin a la “excursión” de esta aventurera familia de patos.

Publicidad
Publicidad

Para ello, hubo que cortar el tráfico. “Se le dio prioridad total de paso”, valoró el jefe de la Policía Local, Fernando Lozano, quien destacó este singular servicio, diferente al que realizan los agentes habitualmente, y gratificante pues se logró cumplir el objetivo.

Publicidad

Un desenlace feliz en la historia de una familia de patos que pudo regresar a su casa sana y salva después de vivir su aventura sobre el asfalto.