La BacoFesta reunió a unas 5.000 personas

Publicidad

Fran Perera y Pablo Piñeiro clausuraron la fiesta

La BacoFesta de A Rúa fue clausurada con la actuación de Fran Perea y Pablo Piñeiro, en una jornada de trasiego y ambiente en el recinto ferial, en O Aguillón. La organización calcula que pasaron por el recinto unas 5.000 personas. La jornada del domingo fue la que más público contó.

Participaron 12 bodegas y, en general, el balance realizado por las mismas fue muy positivo.

Publicidad

El alcalde de A Rúa, Álvaro Fernández, se mostró satisfecho con la respuesta de vecinos y visitantes a la emblemática fiesta. “Hemos conseguido nuestro objetivo y hemos dado vida al pueblo en uno de los fines de semana más importantes del calendario estival”, consideró el regidor.

Publicidad

Álvaro Fernández destacó la nueva decoración del recinto ferial. La disposición de los stands y de las carpas permitió que hubiera zonas de sombra que hicieron más cómoda la presencia de los visitantes durante las horas de calor.

El regidor estima que las carpas optimizaron el confort y mejoraron la estética de la propia fiesta puesto que el espacio se asemejaba propiamente “a un campamento romano”. “Asumimos un riesgo con el nuevo planteamiento estético y los vecinos nos transmitieron que se sentían más cómodos”, afirma el regidor de A Rúa.

Álvaro Fernández agradeció el trabajo a todo el dispositivo que hizo posible la BacoFesta 2022. Liderada desde la Alcaldía y su equipo de gobierno, el alcalde afirma sentirse “orgulloso” de haber sacado la fiesta adelante con este “gran poder de convocatoria”.

El regidor de A Rúa agradece también el trabajo de Protección Civil, Policía Local, Abertal, artesanos, bodegueros, operarios del concello y servicio de limpieza, así como el apoyo del Ayuntamiento de Almendralejo y del embajador de A Rúa en este municipio, que han aunado esfuerzos para conseguir hacer realidad la fiesta de exaltación romana en el Concello.

Además de exaltar los vinos de la comarca y rememorar el pasado romano de la zona, en el recinto ferial de O Aguillón se celebraron diferentes conciertos y propuestas de animación musical, se exaltó la artesanía autóctona y se pusieron en marcha actividades para los más pequeños como jornadas de puertas abiertas de piragüismo o un festival de magia.