Funeraria Canuto: donde el último adiós reconforta y consuela

1172
Publicidad

Aurora Santos Ester, gerente de Funeraria Canuto de A Rúa, explica que reanuda los velatorios con la reducida afluencia que marcan las nuevas normas

Funeraria Canuto es una de las funerarias más veteranas y de referencia en Valdeorras. Está ubicada en A Rúa, en la calle Campogrande, número 49. Su larga trayectoria avala su sobresaliente experiencia en el sector de las pompas fúnebres. Aquí, el último adiós consuela y reconforta, entre otras cosas por la atención cálida que despliega en los instantes más difíciles del ser humano.

Funeraria Canuto dispone de dos acogedoras salas de velatorio completamente equipadas y climatizadas, con sus correspondientes túmulos, espacios para la exposición del cadáver diseñados cuidadosamente para transmitir una sensación de paz, tan necesaria para el duelo.

También, con sala de exposición de ataúdes; urnas y joyas funerarias asociadas al servicio de cremación y servicio de floristería (concertada) y su propia página web desde la que se informa de su actividad y se publicitan esquelas.

Además, ofrece un detalle para hacer más llevadera la estancia en el tanatorio: dispensa bebidas refrigeradas y calientes de forma gratuita.

Una de las grandes ventajas de Funeraria Canuto es que se ocupa de toda la tramitación y el papeleo que exige el fallecimiento de una persona: desde las últimas voluntades hasta la solicitud de pensiones de viudedad, entre los diversos trámites que lleva aparejada la defunción. Desde el momento el cliente contrata el servicio funerario, ya no debe ocuparse de nada más.

Funeraria Canuto facilita la despedida a los seres queridos. Pero, ¿quién está al frente de este establecimiento?

Aurora Santos Ester es la gerente. Compró la propiedad de este establecimiento en 2005, si bien estuvo al frente de la misma desde 1982. Atiende personalmente, con un trato familiar que infunde un soplo de tranquilidad en el último adiós.

Lo que más le gusta de su profesión es la relación con la gente y comprobar que “puedes echar una mano, ayudar en momentos tan difíciles como es el duelo. Esto es lo más importante para mí”, cuenta.

Vive las 24 horas del día “pegada” al teléfono. “Llevo el móvil siempre conmigo”, dice, porque Funeraria Canuto está permanentemente a disposición, día y noche. Los teléfonos son 988 310 260 y 619 307 136.

Su principal objetivo es el trabajo bien hecho, premisa que “siempre produce satisfacción. Lo más bonito es cuando la familia viene a agradecer de corazón el servicio prestado”. No en vano, pone por delante también su agradecimiento a la confianza depositada por la clientela en este establecimiento durante tantos años, una funeraria que va más allá de A Rúa pues tiene otra funeraria que lleva el mismo nombre en A Veiga y presta servicio también otros municipios vecinos como Larouco, Vilamartín y O Bolo.

Como curiosidad, cuenta que antiguamente la clientela pedía el mejor ataúd del establecimiento. “Hoy eso ya no existe. Solicitan la caja más sencilla, se va a lo más práctico. Y máxime en esta época, en la que no se ha podido velar a los difuntos, ni ha habido funerales”, expresa con tristeza en alusión al estado de alarma.

Y es que las últimas semanas de confinamiento han sido muy duras. Aurora Santos Ester ha sido testigo de los entierros atípicos, sin funeral ni velatorio. “Fueron días muy difíciles, sobre todo para las familias. Da mucha pena vivir que no se puedan despedir de sus seres queridos, la soledad y vacío propiciada por esta situación de la pademia”, añade.

En este sentido, matiza que aún cuando los fallecidos en estos dos meses en A Rúa no fuesen por coronavirus, “el protocolo fue para todos igual, de modo que no hubo entierros. Para mí fue muy triste. Jamás hubiese imaginado esto, jamás”, relata.

Ahora mismo, la función de velatorio de Funeraria Canuto se ha reanudado. Eso sí, con las nuevas normas de seguridad: un máximo 10 personas dentro y, a lo sumo, 15 fuera. También, es obligatorio el uso de guantes y mascarillas. “No se puede exponer el cadáver pero por lo menos es más llevadero”, señala Aurora Santos Ester. Poco a poco el servicio de la funeraria se va normalizando, aún cuando es la última hora del estado de alarma la que va marcando el ritmo de la “nueva normalidad”.

Funeraria Canuto aplica todas las medidas de higiene y prevención anti-COVID-19 que establecen los protocolos, también para firmar en el clásico libro de condolencias, rodeado de dispensadores de gel antidesifectante.

Por otra parte, Aurora Santos Ester estima que la sociedad cada vez está más mentalizada con el concepto de la muerte, porque forma parte de la vida. “Sigue siendo un poco tabú, pero estamos mucho más concienciados para morir. Siempre son tristes para todas las personas porque es una separación para toda la vida. Pero cada vez la aceptamos más”, concluye.

Funeraria Canuto es una funeraria especial, la de siempre, de toda la vida, donde se hace más llevadera la despedida, donde el último adiós reconforta y consuela.