Contagios en residencias pese a la vacunación: las razones

Publicidad

“Las vacunas no son efectivas al cien por cien”, dice María Sande, jefa del Servicio de Medicina Preventiva del Área Sanitaria

El brote en una residencia de Xinzo de Limia con 7 positivos, en la que las personas mayores ya habían sido vacunados, genera desconcierto y desasosiego entre una parte de la población. No es el primer caso. Larouco ya vivió una situación parecida el pasado mes de febrero al dectectar cuatro positivos en su residencia después de la vacunación (ahora la situación está normalizada).

El servicio de Medicina Preventiva del Área Sanitaria de Ourense, Verín y O Barco ha argumentado por qué se producen los contagios y cuáles son las razones de los contagios. Pone por delante que las vacunas están respondiendo a las expectativas derivadas de los ensayos clínicos. Esgrime que, de acuerdo con la información y datos preliminares, de países como Reino Unido o Israel, con un extenso porcentaje de personas mayores vacunadas, así como los primeros que se están recogiendo en España, “las vacunas frente al Covid19 previenen frente a la enfermedad, tanto sintomática como asintomática y frente a hospitalizaciones y enfermedad grave, mostrando pues efectividad en vida real”.

Publicidad

Muestra de ello, añade, es que estudios preliminares sobre los efectos de la vacunación en Inglaterra, en colectivos de personas mayores de 80 años, incluyendo la aquellas que viven en residencias sociosanitarias, demuestran que incluso con una sola dosis de vacuna se obtiene una efectividad mayor del 80% para prevenir la hospitalización, aproximadamente 3 ó 4 semanas después de recibir la vacuna. También hay datos que sugieren un 83% de reducción de muertes por COVID19.

Publicidad

En España, según datos oficiales y aún cuando es pronto para sacar conclusiones sobre el papel de la vacunación —que también coincide con la caída de la tercera ola— los casos en residencias durante el mes de febrero se redujeron de modo significativo.

Publicidad

A pesar de ello, hay que tener en cuenta que “ninguna vacuna, nueva o antigua, es efectiva al cien por cien”, dice María Sande, jefa del Servicio de Medicina Preventiva del Área Sanitaria. Por eso, “entra dentro del esperable que, en un pequeño porcentaje de la población estás no sean efectivas o no protejan por completo”.

María Sande detalla que la respuesta a las vacunas depende no solo de las características de la misma, sino también de factores relacionados con la persona que la recibe. Así, la respuesta vacunal puede ser menor en las personas de edad avanzada, cuyo sistema inmunitario no es tan efectivo (va deteriorándose progresivamente con la edad), en los que concurren además procesos patológicos asociados al envejecimiento, o más frecuentes con la edad, como enfermedades crónicas, que hacen que la respuesta a las vacunas sea menor.

Por esta razón, —concluye— como se viene recordando periódicamente por parte de las autoridades sanitarias, “mientras no tengamos una amplia cobertura vacunal de la población, es imprescindible seguir cumpliendo las medidas de prevención habituales“: uso de mascarilla, distancia física, higiene de manos y disminución de interacciones sociales .

Recordamos en la siguiente noticia detalles de las vacunas: