Álvaro Fernández: “hay que agradecer la implicación del personal municipal”

3247
El alcalde, Álvaro Fernández
Publicidad

El alcalde de A Rúa ordenó desinfectar las calles, se desbrozaron espacios públicos y también dio las gracias por la actitud responsable de la población

La mañana del martes de confinamiento en A Rúa frente al coronavirus se sucedió con la desinfección de las calles por parte del Concello, mediante un camión de la Diputación, y la limpieza de maleza en diversos rincones de la geografía municipal. El sonido de los motores del vehículo de desinfección y de las desbrozadoras se dejó sentir los barrios de la localidad.

El alcalde, Álvaro Fernández, agradece a los empleados del ayuntamiento su implicación y colaboración en las nuevas medidas y ejecución de servicios municipales durante el difícil momento de estado de emergencia como consecuencia del coronavirus.

También considera que la ciudadanía está respondiendo a la llamada de responsabilidad y da las gracias por la actitud cívica y comprometida de vecinos y vecinas.

Al mismo tiempo, destaca el esfuerzo realizado por los establecimientos hosteleros y comerciales de A Rúa que han tenido que cerrar.

Las tareas del personal municipal durante esta nueva jornada de confinamiento se centraron en diversos quehaceres. El fontanero municipal, Toño, continuó con su trabajo: la cloración del agua de abastecimiento y resolviendo averías. Alejandro, entre otras ocupaciones, colocó bandas de protección en el Centro de Salud.

Julio realizó labores de mantenimiento en la vía pública y mañana, miércoles, recogerá los alimentos para las Hermanas de la Caridad a fin de destinarlos a personas necesitadas.

Sixto, policía local, se encargó de la vigilancia de movimientos de los ciudadanos de A Rúa para comprobar que se cumple la normativa dictada por el decreto del estado de emergencia.

La brigada de limpieza también se volcó de lleno en el adecentamiento de los espacios públicos.

Y así sucesivamente…

Álvaro Fernández reitera el agradecimiento y lanza un deseo: “Que cuando pase el coronavirus vecinos ausentes y visitantes retornen hasta A Rúa, que vuelva a dinamizarse la economía y se palíen las pérdidas económicas generadas”.