La Oficina de Turismo de A Rúa será atendida ahora por voluntarios del Xacobeo

Publicidad

El alcalde dio a conocer esta nueva iniciativa en un pleno a raíz de preguntas de la oposición sobre el cierre de dicho servicio en agosto

La Corporación municipal de A Rúa aprobó un estudio de detalle de la calle Pireira , con los votos en contra de la oposición. Prosperaron por unanimidad la adhesión de los terrenos del centro de salud al inventario municipal, un reconocimiento extrajudicial de créditos (para el pago de facturas), los días festivos de 2023 (7 y 21 de agosto) y una moción del PP para instar al Gobierno central una modificación del mapa de concesiones de autobuses (que en este caso añadió a propuesta del PSOE que se traslade también a la Xunta).

Publicidad

En el turno de ruegos y preguntas se dio a conocer la reapertura de la Oficina de Turismo otra temporada más si bien este caso de la mano de voluntarios así como la próxima elaboración de una ordenanza municipal de zanjas.

Antes, tuvo lugar la toma de posesión oficial de Marcos Fernández González como nuevo concejal del BNG. 

Publicidad

El nuevo concejal prometió el cargo y sustituye a Germán Alejandre Salgado, que renunció hace unos meses.

Publicidad

La sesión se inició con la aprobación de los días festivos. El portavoz del PSOE, Luis Fernández Gudiña, protestó por llevar a pleno los días festivos locales en forma de decreto, cuando estimó que debería ser a través de una propuesta a la Corporación. “Quien tiene que aprobar es el pleno”, lamentó.

Después, llegaron las discrepancias por el estudio de detalle de la calle Pireira. La portavoz del BNG, María González Albert, puso por delante su voto en contra por considerar que la alineación de la calle se hizo “de forma alegal, no se ajustó a la norma”.

Publicidad

Por su parte, el portavoz socialista, Luis Fernández Gudiña, señaló que ya se había aprobado en el pleno anterior y que ahora volvía a la mesa debido a correcciones por un informe que “se dijo que no era vinculante pero que llevó consigo una modificación que obligó a modificar el estudio de detalle que se aprueba hoy”.

El alcalde, Álvaro José Fernández López, recordó que el primer estudio de detalle, elaborado cuando aún no gobernaba el actual grupo de gobierno, no fue incluido en el Plan Xeral de Ordenación Urbana en su día, de modo “ya nació viciado”. Apuntó que se siguió el camino trazado por los informes técnicos y jurídicos del Concello.

Publicidad

Puso por delante que no hubo ninguna incidencia, a excepción de un muro que está fuera de alineación y que debe ser retranqueado 10 metros, y “unas jardineras que no se quisieron retirar de buen grado por un vecino, pese a que la información que tenemos es que están colocadas en terreno público”, detalló.

El alcalde valoró que la alineación de la calle Pireira mejoró, algo que se pensaba que nunca se conseguiría, y que se incorporaron al estudio de detalle unas recomendaciones de un informe de Carreteras que no era preceptivo ni vinculante. Reprochó que los ediles adoptasen el papel de “ingenieros”, en alusión a que el Concello ejecutó a pies juntillas las decisiones técnicas.

El turno de ruegos y preguntas dio de si con un retahíla de cuestiones planteadas por la oposición.

La Oficina de Turismo

La portavoz del BNG, María González Albert preguntó el motivo del cierre de la oficina de turismo en el mes de agosto, el mes por excelencia de visitantes en A Rúa, mientras que el socialista Luis Fernández Gudiña pidió explicaciones de por qué se programaron rutas fuera del municipio.

El alcalde, Álvaro Fernández, señaló que el cierre se produjo por falta de presupuesto. “La Oficina de Turismo llevaba muchísimos años cerrada. Este grupo de gobierno la puso en marcha. Asumimos su financiación con fondos municipales”. Ahora, —anunció— volverá a reanudar su servicio estos días “con voluntarios del Xacobeo. Un grupo de personas va a hacer un voluntariado en A Rúa y atenderán a los visitantes y peregrinos”.

Problemas con el agua

La nacionalista María González Albert solicitó que se le aporte documentación, entre ella la alusiva a la BacoFesta. También pidió cuentas sobre la turbiedad del agua de abastecimiento domiciliario.

El alcalde explicó que hay que poner por delante que A Rúa fue un municipio durante esta dura sequía que en el que ningún momento hubo que cortar el suministro. Recordó que fue automatizado el clorado de los depósitos (para saber si el agua está tratada convenientemente y ello complementado con la supervisión de un fontanero).

“El problema está en que en el final de línea se produce suciedad y de ahí que salga el agua turbia. No es fácil atajarlo porque se vaciaría el depósito. Y a ello hay que añadir las antiguas canalizaciones de agua en algunos tramos, que rompen continuamente, y cuyo arreglo cuesta 3 millones de euros, cantidad de la que no disponemos. También hay que hacer una nueva depuradora”, puntualizó, recordando que es un viejo problema, de difícil solución, y que afecta desde tiempos inmemoriales, antes de su gobierno.

Una ordenanza municipal de zanjas

Luis Fernández Gudiña (PSOE) preguntó el motivo del mal estado de la Rúa Obriga y por qué la Avenida de Somoza fue pavimentada con hormigón, un material que el alcalde justificó debido a que se consideró el más apropiado para que no se agriete ante el paso de tráfico pesado. Anunció la elaboración de una ordenanza municipal de zanjas a fin de tener una planificación de las instalaciones para conducciones en la vía pública de servicios públicos de suministros de todas clases. Y señaló que será reparada la Rúa Obriga.