Fernando Lozano: “Objetos Perdidos acumula desde llaves a carteras con dinero y cosas de valor que no siempre se reclaman”

Publicidad

El jefe de la Policía Local de O Barco explica los entresijos de este departamento y también realiza un balance de la actividad policial

La Policía Local de O Barco custodia y se encarga de la Oficina de Objetos Perdidos. Este departamento es un “mar” de cajas apiladas con marañas de llaves, teléfonos móviles, carteras (algunas con dinero), gafas, bicicletas, alguna joya (relojes o sortijas de oro), alguna caña de pescar e, incluso, un viejo dron. Hasta aquí llegan buena parte de aquello que extravía el ciudadano. Hay de todo.

El jefe de la Policía Local, Fernando Lozano, explica todos los entresijos de esta oficina, destaca el buen funcionamiento de la misma y la tendencia al hábito por parte del ciudadano de utilizarla, aún cuando no se reclame todo lo que acumula.

Publicidad

Fernando Lozano también hace balance de la actividad policial desde que decayó el estado de alarma y de cómo afronta la Policía Local el próximo verano, además de incidir en los cambios en materia de seguridad vial como los nuevos límites de velocidad.

Publicidad

Además, alerta sobre la compra de motocicletas eléctricas no homologadas por parte de los ciudadanos que ha llevado a los agentes a inmovilizar todas aquellas detectadas en la vía pública.

¿Existe el hábito de acudir a la Oficina de Objetos Perdidos, tanto para entregar como para buscar aquello extraviado?

Sí, pero todavía hay mucha gente que pierde cosas y no viene a preguntar. También es verdad que no siempre está aquí lo que perdieron. Anotamos en un libro de registro diario todos los objetos. Cuando vienen a reclamarlos, solicitamos que nos aporten algunos datos para verificar que son los propietarios. Es difícil estimar el porcentaje, pero aproximadamente se entrega entre un 60 y 70 por ciento de lo que se encuentra.

¿Hay carteras con dinero y algún objeto de valor?

Sí, carteras con dinero, muchas. Todas las que hay suman juntas entre 700 u 800 euros. El dinero se retira a un lugar seguro. Hasta aquí han venido a parar objetos valiosos, sortijas, cadenas y hasta algún reloj de oro. Incluso hay al menos una docena de llaves de coches, un objeto de valor en el sentido de que hacer una copia de este tipo de llaves tiene un coste elevado. Después, hay bastantes teléfonos móviles de diversas marcas y clases.

¿Cuáles son los objetos más curiosos o insólitos?

Cañas de pescar, bicicletas y un viejo dron.

¿Ya no cabe un alfiler en las dependencias?

Vamos haciendo limpieza cuando el plazo vence. Por ejemplo, de llaves. Cada dos años las tiramos. Lo cierto es que tenemos cajas llenas. Creo que aquí hay llaves de todo O Barco.

 El objeto perdido si no es reclamado pasa al que lo halló pasados dos años, según el artículo 165 del Código Civil

Efectivamente, llevamos todo conforme al Código Civil. Cuando no aparece el dueño se registra, se publica en el Boletín del Ayuntamiento, durante los períodos estimados por Ley. Después hay que esperar dos años y si no aparece el titular es para el que lo encontró.

Publicidad

¿Las personas que encuentran esos objetos se interesan por ellos si no aparece el dueño?

Sí. Hace poco entregamos un reloj de oro que una persona había encontrado hace dos años y cuyo propietario no apareció. Vino a reclamarlo y se lo dimos.

Supongo que produce satisfacción devolver objetos a sus dueños

Sí, claro. Hay mucha gente que nos agradece la labor que se presta, sobre todo en casos de localización de toda la documentación personal en su cartera (carné de conducir, tarjeta sanitaria, carné de identidad etc.). Cuando se trata de estos documentos, nos ponemos en contacto con los ayuntamientos del lugar al que pertenezca para localizar al propietario. Incluso vamos personalmente al domicilio para comunicarle que se desplace hasta la oficina para entregarle la documentación. Muchas veces, la Guardia Civil y Correos nos mandan los objetos que llegan hasta ellos por el buen servicio que tenemos.

Publicidad

¿Qué le diría a los ciudadanos?

Que la gente debe saber, o tener la referencia, o tenga de que la Policía Local tiene este departamento de Objetos Perdidos, que es un servicio que pueden utilizar; que vengan a preguntar y que prueben suerte para encontrar sus objetos perdidos porque a lo mejor el día que lo perdieron no está, pero unos días después sí porque el que lo encontró suele acercarlo más tarde a la fecha del hallazgo.

Cambiando de tema, el 9 de mayo se levantó el estado de alarma, ¿se notó desde entonces en O Barco desde el punto de vista del trabajo policial?

Hay más movimiento, sobre todo nocturno. No tenemos tantas intervenciones como antes de la pandemia pero ya empieza a haber. A la una de la madrugada, horario de cierre, hay quien no se va para casa y se desplaza a domicilios particulares de fiesta o a hacer “botellón” de forma dispersa. Nos está empezando a complicar un poco el trabajo. Intentamos llevar todo al orden, pero es complicado.

También se materializó la reducción del límite máximo de velocidad a 30 kilómetros hora en vías urbanas, ¿se cumple?

Estamos informando mucho a los conductores. En la Avenida del Bierzo y la travesía central de O Barco todavía no se ha modificado (continúa a 50 kilómetros hora) porque tiene ser el titular de la vía el que lo cambie, en este caso la Xunta, Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento. Están evaluando el cambio.

Los patinetes eléctricos se han adaptado a la normativa, pero ahora han aparecido ciclomotores eléctricos sin homologar…

Sí. En el caso de los patinetes, tienen su normativa y, pronto habrá una ordenanza municipal. El problema que surge ahora es el de unos ciclomotores eléctricos, que la gente compra en China, que circulan sin homologar. Si no se pueden homologar no se pueden matricular ni dotarlos de seguro. Ya hemos inmovilizado alguno, puesto que no pueden circular.

Se acerca el verano y la Policía Local ya ha comenzado a hacer el servicio en bicicleta…

Sí. Es un servicio bonito, más sostenible, con mayor contacto con el entorno, la gente. Se centraliza más en la zona de O Malecón, espacio que en verano aglutina a mayor número de personas. Tenemos dos bicicletas, que son suficientes y se utilizan siempre como complemento, es decir, cuando se puede reforzar el servicio con un coche policial.

¿Hay alguna novedad en cuanto a la plantilla?

Contaremos este verano con dos agentes auxiliares, en sustitución de los agentes que se van de vacaciones, para mantener una actividad normal. A su vez, disponemos de un agente de prácticas.

O Barco está en nivel medio de restricciones, ¿genera confusión a la ahora de los aforos, por ejemplo de la hostelería?

En horario y mesas, la hostelería cumple. Sí es verdad que a veces se genera cierta confusión en torno a los porcentajes con los aforos al 50 por ciento en el exterior y 30 por ciento en el interior. Nosotros estamos para aclarar dudas y lo que hacemos es informar.