El cementerio de O Barco sufre la picaresca del hurto de flores

Limpieza y decoración de tumbas en las horas previas al Día de todos los Santos
Publicidad

Trasiego infinito en los cementerios. Las últimas horas han sido un ir y venir constante de personas para la limpieza y adecentamiento de sepulturas, además de su decoración con flores. Un inmenso “tapiz” floral, algo deslucido por la lluvia, rinde su tributo a los difuntos.

Labores de acondicionamiento de tumbas y colocación de flores

Rodillas sobre el frío mármol, aperos de limpieza, jarrones, centros… Todo es poco para que brille la fecha más sentida de los fieles, para acercarse a los que ya no están.

Publicidad
Las horas previas al Día de Santos

Si las horas previas se tornaron grises por la lluvia, también el espíritu de un grupo de vecinas y vecinos que lanzaron su protesta con sumo disgusto: “Están robando flores”. Tal es así, que hasta un agente de la Policía Local se aproximó hasta el camposanto de O Barco.

Publicidad

Este súbito “adelgazamiento” de flores de los centros especialmente elaborados para la ocasión podría tener mucho que ver con la picaresca de confeccionar ramos a costa del ramo del vecino, según los afectados.

El cementerio de O Barco registró un trasiego infinito

En otras localidades como Vilamartín y Veigamuiños —O Barco— , registraron casos similares, mientras que en Petín, desaparecieron jarrones de cristal.

Está claro, ni el Día de Santos se libra de los hurtos, acentuando así el día gris que lo ensombrece.