“Si no se arregla la carretera de San Vicente, se tomarán medidas legales”

531
Enrique Álvarez, durante una protesta por la carretera de San Vicente

El alcalde de Vilamartín lleva pleno la solicitud a la Diputación para que ésta cumpla con los acuerdos firmados para la mejora del vial

La carretera de San Vicente de Leira será uno de los temas principales del pleno de la Corporación de Vilamartín, que se celebrará el próximo jueves a las 13,30 horas. El grupo de gobierno someterá a votación la solicitud a la Diputación provincial para que proceda a dar cumplimiento a los acuerdos firmados sobre el citado vial.

Publicidad

El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, considera que es preciso exigir a la institución provincial que asuma el compromiso formulado tiempo atrás para la reparación de la carretera de San Vicente. “Si no nos hacen caso, no descartamos poner el asunto en manos de abogados para que digan si procede algún tipo de demanda”, avanzó.

Suena a ultimatúm, pero en realidad es la alternativa que falta para conseguir un servicio por el que San Vicente lleva esperando nada menos que 28 años. Esgrime que “no nos parece normal que después de tantos años sigamos sin carretera. En los últimos 15, hay una dirección prohibida de acceso. ¿Cómo es posible esto? Legalmente podría haber responsabilidades “.

Cita un incendio que se produjo recientemente en San Vicente. “Si pudiesen pasar los camiones se hubiese atajado antes. Porque cambió el viento y se fue amainando, pero si no hubiese sido así habríamos tenido un problema serio en Os Chelos”.

Enrique Álvarez Barreiro sólo pide “lo que nos lo pertenece, lo que es justo, lo que debería ser un reparto equitativo de los recursos”. Estima que el PP debe arrimar el hombro para conseguir esta vieja reivindicación. “Siempre invitamos al PP a que nos acompañen a las administraciones a solicitar. A mí me da igual que se atribuya el mérito, que digan que lo consiguió este partido, lo que queremos es que San Vicente tenga carretera. No queremos méritos ni flores, sino que los vecinos tengan un servicio”.

Por ello, el regidor de Vilamartín considera que es hora de que el grupo municipal del PP se pronuncie. “El PP vino a culparme porque se dio permiso legal a una cantera, que está parada desde hace 5 años y la Diputación sigue sin hacer nada. Eso es una excusa. Aún no se hizo ni la primera expropiación. Todo el mundo debe decir qué vamos a hacer”, concluyó.

Publicidad

El alcalde señala que “es una contradicción decir que las administraciones apuestan por el medio rural cuando realmente “no se mira para los pueblos y solo el número de votos. Mientras no se obligue a las administraciones a ser equitativas, no habrá solución”.

Álvarez Barreiro recordó que Vilamartín estaba dispuesto a esperar a que se hiciese el proyecto final, pues “lleva su tiempo”. Lo que se había solicitado es que mientras no llegaba la reforma se tuviese el vial habilitado para el paso de vehículos de urgencia (incendios y ambulancias). “Lo que hicieron fue desviar el tráfico por la carretera del Concello, que no cumple unas condiciones mínimas de seguridad asumiendo su conservación. La acondicionaron hace dos años pero vuelve a estar llena de baches y le haría falta otra mejora”.

Publicidad

En este sentido, detalla que el compromiso no sólo era para la carretera local de San Vicente sino también en el tramo que abarca desde Vilamartín hasta Robledo “y no la arreglaron, tan sólo dos kilómetros antes de llegar a Robledo. Pero esto no es suficiente y menos dos años después”.

PLAN HIDROLÓGICO

El regidor también dará cuenta en el pleno del jueves de las alegaciones formuladas al Plan Hidrológico de la Confederación Hidrográfica. Así, entre ellas consta, el rechazo a que no se puedan realizar, por ejemplo, reformas en viviendas y vegetación próxima al cauce en localidades como San Miguel de Outeiro. “Esto entraña una pérdida de trámites administrativos y un gasto innecesario”, añade Enrique Álvarez.

También dará cuenta de una petición a la Consellería de Medio Rural para que dé una solución a los daños que ocasiona el arado de plantaciones de viñedo en las carreteras, así como los asrrastres cuando llueve.