O Barco idea una campaña contra los excrementos de perros en las calles

Publicidad

El alcalde confirmó que el Concello detectó un aumento del problema en los últimos meses, respondiendo así a una queja formulada por Riada Cidadá

El alcalde de O Barco, Alfredo García, ha dado a conocer que el Concello de O Barco evalúa la posibilidad de realizar una campaña “potente de denuncia visual” que tenga impacto para invitar a los propietarios de perros a la recogida de excrementos. “Se trata de colocar carteles que sean agresivos para obtener una respuesta”, explicó el regidor.

Alfredo García señaló que el problema “es cosa de todos”. En este sentido, indicó que “todo el mundo tendrá que asumir las consecuencias y decir quiénes son los que no recogen, porque no podemos poner un policía en cada esquina”, detalló, insistiendo en la complejidad del asunto.

El alcalde subraya que en los últimos meses el problema se ha agudizado en algunas calles. “No sé si ha sido un efecto de la pandemia o qué ha pasado”, valora en alusión al comportamiento incívico de los dueños de animales que incumplen con la normativa.

Publicidad
Publicidad

Considera que, hasta ahora, “estábamos en un punto bastante aceptable. Pero es cierto que en los últimos dos o tres meses el problema se ha disparado y en algunas calles porque el problema va por calles y está aumentando”.

Responde así a una queja realizada por el portavoz del grupo de gobierno de Riada Cidadá, Félix García Yáñez, que en el último pleno de la Corporación puso sobre la mesa el contraste o contradicción de la convivencia de flores en las calles del Camino de Invierno con las deposiciones de los perros.

Publicidad

“Si se embellece con flores pero no se logra controlar los excrementos no hacemos nada. Sabemos que es muy difícil pero hay que intentarlo”, dijo Félix García, citando las calles Real y “Oscura” como dos de las zonas afectadas. Citó la necesidad de frenarlo con vistas al verano.

El problema de la ausencia de la recogida de excrementos en la vía pública no es nuevo ni exclusivo de la villa barquense pues lo padecen también otras localidades vecinas de la comarca como A Rúa, donde pese a las continuas campañas con carteles el problema persiste.