Mujeres feriantes: “Luchamos por las ferias, dan vida a los pueblos”

Publicidad

A Rúa volvió a la vida con la celebración de su feria en la que algunas vendedoras retrataron las dificultades que ha supuesto los tiempos de COVID-19

A Rúa volvió a la vida con la celebración de la primera feria de la “desescalada”, después de largo tiempo de ausencia debido a las restricciones. Y lo hizo siguiendo todos los protocolos de seguridad, con despacho de gel hidroalcohólico, circuito unidireccional y vigilancia del cumplimiento de los protocolos por un amplio dispositivo de Protección Civil.

Publicidad

Fue un buen día de feria, marcada por la distancia social.

El propio alcalde, Álvaro Fernández, se aproximó hasta el recinto ferial, con las “pilas” cargadas de ánimo por la reapertura de la tradicional cita con los feriantes.

Publicidad

El movimiento se dejó sentir en esta jornada de domingo, eso sí con mascarilla en ristre, mucho gel, precaución y la mirada atenta de la Policía Local.

Hubo una amplia participación de voluntarios de Protección Civil.

La vuelta desató felicidad y esperanza.

La feria se desarrolló con todas las garantías en el cumplimiento de los protocolos sanitarios.

Mujeres feriantes de A Rúa: ilusión por volver

Las mujeres feriantes fueron las protagonistas en esta jornada dominical, víspera del 8M. Lucía y Marisol Jiménez Montoya, vecinas y hermanas de A Rúa que llevan largos años poniendo su punto de venta en la feria, se mostraron encantadas e ilusionar por volver a la “nueva normalidad”.

La atención en su puesto la dispensaron con alegría, no sin antes rociar de gel a los clientes. Ellas mismas portaron dos mascarillas en sus rostros.

Han vivido el duro golpe que han supuesto los tiempos de COVID-19 para las ferias. “Luchamos para que las ferias no mueran, dan vida a los pueblos”, valoró Lucía. “Es nuestro medio de vida y lo hemos pasado muy mal estos meses”, señalaron en alusión al cierre de las ferias debido a la pandemia.

Ambas destacaron la gran ventaja de la feria frente a la COVID-19: que el virus tiene más dificultades para propagarse al aire libre. Y comprobaron que sigue existiendo “cierto recelo debido al miedo al coronavirus” en la feria.

Las mujeres feriantes también quisieron recordar el Día de la Mujer, que se celebra mañana: “Trabajamos fuera y dentro de casa. Se ha avanzado en la igualdad. Es una buena fecha”, concluyeron.