Moral Zapatería: 43 años pisando fuerte en O Barco

Catalina Moral Martínez regenta Moral Calzados en O Barco
Publicidad

Catalina Moral Martínez destaca los materiales en piel y la fabricación en España como sellos de la “casa” y afirma que “un buen calzado es fuente de salud”

Moral Zapatería es uno de los establecimientos más veteranos en O Barco. Nació en 1978. Ha calzado cientos de pies durante sus 43 años de vida. Sus fundadores fueron Andrés Moral Diéguez y Aurora Martínez Borrajo. Hace 21 años tomó el testigo su hija, Catalina Moral Martínez. Desde su nacimiento ocupa el mismo espacio: Plaza José Otero, número 3, calle situada en el entorno de O Malecón.

Esta zapatería de siempre, de toda la vida, tiene como singularidad la calidad del producto, zapatos siempre en material de piel hechos en España. El trato familiar es otra de sus peculiaridades.

Catalina Moral Martínez ha crecido en Moral Zapatería. Desde el punto de vista profesional y personal, se siente orgullosa de la pervivencia en el tiempo de esta tienda.

Publicidad

Para ella, supone toda una vida en O Barco ligada al mundo de la zapatería, un sector “complicado” —afirma— por diversos factores, entre ellos los cambios constantes en la evolución de la moda, “a veces muy drásticos de una temporada a otra” —añade— y las tendencias del mercado con el auge de la compra online.

Moral Zapatería tiene como seña de identidad la firme apuesta por el comercio local, la presencia física que suma en la dinamización de O Barco y una atención personalizada que busca marcar la diferencia con la venta online.

La nueva temporada, tanto para mujer como hombre, ocupa buena parte de las estanterías de Moral Zapatería, inclinándose por el calzado más actual con el valor añadido de la piel y el confort para la salud de los pies. Son zapatos, zapatillas, botas y botines de tendencia, de hombre y mujer; para todas las edades y con variedad de modelos a elegir. Además, también dispone de una sección con calzado de la temporada anterior con descuentos que pueden superar el 50 por ciento.

Catalina Moral Martínez anima a conocer Moral Zapatería. “Los precios se intentan ajustar lo máximo posible de modo que la relación calidad-precio es estupenda”, dice.

Valdeorras de Cerca: La pandemia hizo daño al sector comercial, ¿cambió también las tendencias en el calzado?

Sí. Hizo mucho daño a la actividad económica, entre otras cosas porque la gente, al quedarse casa, se inclinó más por la compra online. En cuanto a las tendencias, también las cambió. Imperó el calzado sport, el más cómodo y quedaron atrás los zapatos de vestir, que repuntaron este verano, una vez que fuimos saliendo de las restricciones sanitarias.

Valdeorras de Cerca: ¿Hay que dar mayor importancia al calzado para la salud?

El calzado es muy importante. Un calzado de mala calidad no solo puede provocar dolor de pies o de espalda, también de cabeza. Un buen calzado es fundamental para la salud. Es verdad que cada pie es un mundo y hay que buscar el modelo apropiado para los pies de cada persona, para que no sufran. Esto es más difícil de lo que parece. Pero siempre hay que partir de la compra de calzado de piel para el cuidado de los pies.

Valdeorras de Cerca: ¿Qué se lleva esta temporada?

Las botas camperas y las militares marcan tendencia esta temporada. En Moral Calzado hay un poco de todo, todas las alternativas: desde el confort hasta zapato de vestir.

Valdeorras de Cerca: ¿Qué valoración hace del comercio local?

El comercio local es vida para un pueblo. La gente debería tenerlo más presente. Y ahí está la prueba de los meses más duros de la pandemia: sin comercio, la vida se esfumó. Fue espantoso.

Valdeorras de Cerca: ¿Cuál es su proyecto?

Seguir manteniendo la zapatería. Para ello, pongo todo el empeño. Tengo clientela fija de toda la comarca desde hace muchos años y es muy agradecida. Invito a visitar esta zapatería. El trato es siempre personal, familiar, algo que en estos tiempos es importante.

(Catalina Moral Martínez regenta Moral Zapatería, una apuesta por el comercio local que es posible con dedicación, esfuerzo diario y el cariño depositado en su establecimiento. 43 años después, Moral Zapatería sigue pisando fuerte)