El cribado de A Rúa y Vilamartín no arrojó ningún positivo

Publicidad

Fueron convocados 1.500 vecinos y acudieron 1.100, un 73 por ciento

El pabellón de A Rúa acogió el cribado convocado por el Sergas para detectar personas asintomáticas de COVID-19 en A Rúa y Vilamartín. El resultado no arrojó ningún positivo.

Publicidad

En total, fueron 1.500 personas las llamadas a hacerse un test de antígenos cuyo resultado recibieron en cuestión de 15 minutos. Acudieron 1.100, el 73 por ciento.

Las pruebas dieron comienzo a las 15,00 horas, concentrando a un buen número de asistentes a la puerta del pabellón.

Publicidad
Publicidad

El acceso estuvo regulado por la Policía Local, Protección Civil y el propio alcalde del municipio, Álvaro Fernández.

La espera a la puerta de las instalaciones generó en algún momento la advertencia de que los participantes mantuviesen la distancia social, la llamada de atención por el olvido involuntario de rociarse con gel las manos a la entrada de algunos de ellos y alguna que otra “protesta” por el orden o espera a la entrada.

Algunos se hacían por primera vez la prueba, otros repetían pues en A Rúa ya se desarrolló un cribado masivo el pasado 13 de diciembre.

La diferencia estuvo en que, esta vez, al ser test de antígenos tuvieron sus resultados en el lugar.

Un médico del centro de salud de A Rúa también estuvo en las instalaciones para informar a las personas que resultasen positivas, si bien finalmente todas las pruebas fueron negativas.

El cribado se repetirá mañana en el pabellón de Calabagueiros de O Barco, donde se ha convocado a 2.500 personas. En esta localidad comenzará también a partir de las 15,00 horas.

En el citado municipio se seguirá el mismo método. El Concello ha organizado, además, un dispositivo para el acceso al pabellón.

Así fue: