David López Nogueira: “no estais solos, permaneced en casa”

0
919
David López Nogueira

El fundador y miembro activo de Protección Civil de A Rúa abandonó la primera línea de ayuda contra el coronavirus por prescripción médica

David López Nogueira, fundador de Protección Civil de A Rúa, ha tenido que retirarse de la primera línea a pie de calle de colaboración con la población en la lucha contra el coronavirus por prescripción médica. Es una medida de prevención por estar incluido en grupo de riesgo de personas que tienen patologías previas.

Publicidad

Lo ha encajado con responsabilidad, si bien sigue con su tarea de voluntario coordinando desde su casa las emergencias del 112 en este municipio.

En los últimos días ha estado al pie del cañón junto a sus compañeros de Protección Civil para echar una mano en las labores de vigilancia, información, desinfección y ayuda a las personas, principalmente colectivos vulnerables, para la prevención de contagios por COVID-19.

Lanza un mensaje muy claro, que la población no está sola, pues Protección Civil y Concello están pendientes de ciudadanos, principalmente de los que viven solos, para facilitarles las compras y atender las peticiones que les formulen.

Ha vivido en primera persona la evolución del estado de alarma. Representa el ejemplo de muchas otros personas voluntarias de A Rúa, Valdeorras, la provincia y Galicia. Protección Civil trabaja contra el coronavirus de forma totalmente altruista.

Publicidad

Su experiencia durante estas duras jornadas le anima a seguir invitando que vecinos y vecinas se queden en casa. “Mi consejo es quedaros en casa”, dice.

¿Estamos respetando el confinamiento?

Sí, en general. La gente responde, pero hay una docena de insensatos que salen todos los días a la calle con cualquier excusa.

Protección Civil despliega sus voluntarios todos los días por A Rúa para prestar ayuda. ¿Cuál es el servicio que le llena más?

Protección Civil está en la calle. El más destacado es prestar atención a las personas mayores o gente que no puede salir de casa por enfermedad, cubriendo sus necesidades como hacerles la compra o ir a la farmacia a por sus medicinas.

¿Le duele…?

Ver que la gente mayor es la más perjudicada y vulnerable.

¿Es reconocida esta labor a pie de calle estos días?

Sí, pero siempre hay personas que cuando les das información sobre las normas a cumplir nos miran mal o te contestan con desprecio. Por fortuna, son sólo unos pocos.

¿Cómo lleva haberse retirado de la primera línea de colaboración?

Aún cuando no esté en las calles mi disposición es seguir ayudando como voluntario. Por eso, coordino desde casa las emergencias del 112.

Tiene un relevo muy especial, sus hijos…

Sí. Mis hijos están a pie de calle haciendo servicios por mí. Es todo un orgullo.