Carmen Féliz Fernández celebra su 100 cumpleaños

Publicidad

Esta vecina de O Barco soplará las velas rodeada de su familia, sus 7 hijos, 14 nietos y 11 biznietos

Nació el 20 de octubre de 1922 en la calle de San Roque de O Barco de Valdeorras. Acaba de cumplir 100 años. Carmen Féliz Fernández pasa a engrosar la lista de las personas centenarias. Para celebrarlo, su familia ha organizado una fiesta muy especial con una comida familiar a la que acudirán 45 personas. Vitalidad, amor por el trabajo, dinamismo y una salud de hierro caracterizan la vida de esta barquense, que soplará velas rodeada del amor y calor familiar.

Carmen Féliz Fernández vivió en la calle San Roque de O Barco, pero quedó huérfana de padre siendo pequeña y se mudó a Rubiá con unas tías. Después partió con sus hermanos a Santander y en 1953 regresó a O Barco para casarse y quedarse. Tiene siete hijos (María del Carmen, María Jesús, Beatriz, José Fermín, Julio, Elena y Roberto), 14 nietos y 11 biznietos.

Publicidad

Ha sido testigo de la evolución de los tiempos y de su propia tierra natal. Desde su infancia hasta ahora todo ha cambiado, y mucho. No es una mujer de estar sentada y de brazos cruzados, dicen sus hijas, y hasta hace muy poco, superados ya los 90, siempre estaba trabajando en su casa, realizando algunas tareas de jardinería y huerta o cosiendo, tareas que suspendió hace solo un año.

Publicidad

A lo largo de su vida ha pisado muy poco la consulta del médico, hasta el punto que cuando sentía algún tipo de malestar su lema era, “hay que esperar a ver cómo evoluciona”. Y evolucionar, siempre evolucionaba bien. Desde hace un año, tiene algún que otro achaque que sobrelleva a “regañadientes” porque siempre ha sido una mujer dinámica y le gustaría seguir haciendo tantas tareas como antes.

“Siempre ha tenido muy buena salud —dice su hija Elena— Antes nunca iba al médico. Si le dolía algo, se aguantaba. No le gustaba tomar medicamentos”, relata.

Nunca hizo ningún tipo de dieta. Su alimentación ha sido siempre variada, completa y contundente, pues le gusta comer bien.

Y siempre le gustó mucho cantar, además de la labor en su huerta. Ya no va a su misa, pero la escucha en la tele. Y aún cuando sus hijas ya no le dejan hacer, si puede se lanza a hacer alguna tarea doméstica.

Carmen Féliz Fernández afronta su 100 cumpleaños envuelta en la ilusión y el amor de su familia. El deseo es que cumpla muchos más.