Arnado: homenaje a sus “Lavandeiras” con dos esculturas de Pedro Dobao

Publicidad

Esta obra artística es un tributo a las mujeres rurales promovida por el Concello de Vilamartín con apoyo de la Diputación de Ourense

Arnado cumplió su deseo de inmortalizar la figura de “As Lavandeiras” a través de la mirada y obra artística de Pedro Dobao. Dos esculturas presiden ahora el centro neurálgico de la pequeña localidad.

La inauguración se convirtió en todo un acontecimiento social celebrado en un día muy especial, el Día Internacional de la Mujer Rural, una fecha en la que se convirtió en doble tributo a las mujeres rurales.

“As Lavandeiras: Homenaxe a aquelas mulleres tan sacrificadas de Arnado que lavaban no regueiro”, reza la inscripción de la placa instalada junto a las dos esculturas para rememorar un pasado que suma en la identidad de Arnado.

Publicidad

La celebración contó con la presencia Rosendo Luis Fernández, vicepresidente de la Diputación provincial de Ourense, institución que respaldó la financiación de las esculturas; Pedro Dobao, el autor de la obra; Enrique Álvarez Barreiro, alcalde de Vilamartín; Fernando García, historiador y representantes de la Corporación municipal, además de vecinas y vecinos.

El alcalde de Vilamartín señaló que las dos esculturas están situadas en una plaza cuya remodelación aún no ha concluido.

De hecho, añadió, acaba de ser aprobada una partida presupuestaria de 48.000 euros para concluir la reforma y, al mismo tiempo, ejecutar la canalización subterránea del cableado eléctrico. “Próximamente comenzarán las obras”, anunció.

Enrique Álvarez Barreiro agradeció la “paciencia” de vecinos y vecinas de Arnado durante la ejecución de la obra y pidió “una poca más” para la conclusión de esta importante reforma que, además de embellecer la plaza, ayudará a dinamizar el pueblo.

Solicitó también al vicepresidente de la Diputación ayuda para acondicionar las calles adyacentes para la restauración integral del centro de Arnado.

Como regalo institucional, Enrique Álvarez Barreiro repartió botellas de vino tostado, sobre el que el historiador Fernando García sugirió que “habría que hacer una semblanza pues este tipo de vino nació en Valdeorras”.

El acto se cerró con la invitación de pinchos para todos los asistentes.

Dobao fue felicitado por su retrato a las “lavandeiras”.

Era un viejo sueño del artista, oriundo de Arnado, y del Concello de Vilamartín, que se ha hecho realidad y que contribuye a potenciar la singularidad de este pueblo.

Arnado luce ahora más con sus “lavandeiras”.