Ángeles Terrón: “Magallanes tenía valores admirables pero mi favorito es Pigafetta”

0
222
Ángeles Terrón Cobo, en la sección de Pigaffeta de la exposición sobre Magallanes que clausuró el Pablo VI

El colegio Pablo VI de A Rúa recreó durante este curso la primera vuelta al mundo de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, que este año cumplió el quinto centenario (1519-1522). La exposición, en la que el alumnado retrató la hazaña de esta expedición, se cerró este mes de mayo con un éxito que le valió la visita de escolares de toda la comarca, expertos vinculados sobre dicha figura histórica e incluso de la televisión (TVG).

Mario, teniente alcalde de Sabrosa, y profesores colegio
Ángeles Terrón, en Portugal, en la excursión del alumnado a la tierra de Magallanes

Ahora, alumnas y alumnos del centro, viajaron a Portugal para conocer el lugar de origen de Magallanes, Sabrosa. El Centro de Interpretación Magallánica sirvió para afianzar todo lo que han aprendido sobre la primera circunnavegación. Entregaron al teniente alcalde de Sabrosa productos típicos Valdeorras y una piedra de pizarra con el nombre colegio.
Por su parte, las autoridades de Sabrosa regaló a los niños y niñas libros y una agenda sobre esta localidad lusa.

Con los alumnos y alumnas en Portugal

Pero haber vivido el viaje más alucinante que acabó en la primera vuelta al mundo no sería posible sin Ángeles Terrón Cobo, la persona que ideó e infudió alma a la exposición y la semana cultural del centro. No es amiga del protagonismo, aún cuando su papel haya sido determinante en este proyecto escolar. Después de investigar y profundizar en la primera circunnavegación, descubrió a los escolares la odisea, gloria y el gran interés de este hito histórico. El resto, lo puso el alumnado, con la confección, a través de un minucioso trabajo, de  todos los elementos gráficos, caricaturas, dibujos, carteles y diseño de la muestra. Una gran exposición que permanecerá en el recuerdo.

La excursión realizada a Portugal

Ángeles Terrón explica le “enganchó” la historia humana de este hecho histórico. “Navegando”, y nunca mejor dicho, se encontró en la Red que no estaba sola en ese viaje. Descubrió a gente con grandes conocimientos sobre Magallanes como el cántabro Tomás Mazón Serrano, responsable de la Ruta Elcano en España, que “con gran generosidad aportó mucho a este proyecto”.

Niñas y niños que visitaron la exposición

Recoger la exposición ha sido como “desvestir” el centro. A Ángeles Terrón, le ha producido una sensación de tristeza después de tanto trabajo, de conectar con Magallanes, su pasado y presente. Es como pasar página sin querer pasarla.

Ángeles Terrón con un grupo de visitantes de la exposición de otros centros escolares de Valdeorras

Magallanes le ha dejado un profundo poso porque aportó un valor que admira en las personas, la fidelidad, lacapacidad de esfuerzo, valentía y, en definitiva, valores humanos admirables.

Publicidad

“Es verdad que Magallanes tuvo sus fallos, pero no soy docta en Historia, me quedo con lo positivo. Gracias a él hubo un conocimiento del mundo completamente diferente”, explica.

Particpantes en la Semana Cultural de este curso cuyo contenido también abordó la figura de Magallanes

Aún cuando eligió a Magallanes, su favorito es Pigaffeta, el cronista que escribió lo que acontenció durante la primera vuelta al mundo. “De los 247 tripulantes, sobrevivieron 18. Pigaffetta, fue uno de ellos. Es el que entregó al Rey el relato de todo lo que aconteció en el viaje. Podría decirse que era el bohemio que iba en busca de aventura”, detalló Ángeles Terrón. Pigaffeta, explica, realizaba descripciones gráficas y “a lo Borges”, mezclando cosas fantásticas. Y pone un ejemplo: “Cuando habla de los habitantes de la Patagonia, dice que eran gigantes”.

Este hecho histórico surgió hace 500 años pero es “de rabiosa actualidad”, cuenta Ángeles Terrón, pues “podría decirse que hubo youtubers de la época , periodistas y cronistas como Pigaffeta, excelentes navegantes, picaresca y también valores humanos que hoy existen a todos los niveles”.

Ángeles Terrón con el director del Pablo VI

De este proyecto, que ha protagonizado la vida escolar de este curso, se lleva más que un grato recuerdo, se lleva “a las personas, el trabajo documental pues he aprendido muchas cosas y me llevo la gran pena, que me he llevado a lo largo de las anteriores exposiciones; la gran pena de la falta de rentabilidad de recursos, esto se va a recoger y se acaba”, dice con tristeza.

Y es que cada año, el Pablo VI aborda un contenido diferente. Así que habrá que aguardar al próximo curso para saber con qué sorprende Ángeles Terrón. La elección de Magallanes, está claro, ha sido todo un acierto.