Una mujer de O Barco, hospitalizada al ser mordida por una víbora en A Veiga

22463
La víbora que mordió a la mujer que permanece hospitalizada
Publicidad

No se percató de la presencia de la culebra en su toalla, en la que estaba sentada tomando el sol, y al posar las manos resultó mordida

M.J.R.A. de O Barco permanece hospitalizada después de ser mordida por una víbora en A Veiga. Ocurrió en un paraje del entorno del embalse al que se había desplazado para disfrutar del sol y el baño.

Se encontraba sentada y charlando con otras personas. No se percató de que la culebra había tomado parte de su toalla. Se reclinó, apoyando las manos hacia atrás y la mordió en una mano.

La mujer, al ver que era una culebra se quedó inmóvil —según su propio relato— consciente de que cualquier movimiento brusco podría significar una nueva mordedura. Y es que las serpientes sólo atacan cuando defienden su territorio o se sienten acorraladas.

Publicidad

Esto permitió a sus acompañantes fotografiar al reptil, una foto que es un dato valioso y útil a la hora de acudir al hospital para la decisión médica de los tratamientos y el antídoto a emplear.

Esta vecina de O Barco, que había ido a pasar el día y a tomar el sol en el entorno del embalse de A Veiga, permanece ahora ingresada en el Hospital como consecuencia de la mordedura de la víbora.

Publicidad

El hecho fue puesto en conocimiento del Concello de A Veiga por si considera oportuno advertirlo a las numerosas personas que eligen los distintos rincones del embalse de A Veiga para disfrutar de la zona.

La afectada por la mordedura ha hecho público su caso en Valdeorras de Cerca para advertir a la población de que extreme la precaución en entornos vírgenes y naturales como el que rodea el embalse de A Veiga.

Publicidad

Los expertos aconsejan que si una persona se topa con una culebra no se debe hacer nunca movimientos bruscos. Pero, ¿cómo diferenciarlas de las culebras corrientes? Las víboras tienen la cabeza triangular, pero hay otras especies que también, por lo que la clave para diferenciarlas del resto es fijarse en que la pupila del ojo no sea redonda, sino ojival.

El proceso a seguir ante una mordedura es buscar atención médica inmediata. Los hospitales cuentan con antídotos, si bien es cierto que el uso de los mismos es insignificante porque apenas se dan casos.

Este es el primer caso del verano en Valdeorras.