Tráfico inicia controles en la N-120 con motivo de la Semana Semana

842
Control de las carreteras de la provincia por los agentes de Tráfico
Publicidad

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense, velará para que los desplazamientos por carretera que se realicen en Semana Santa sean lo más fluidos y seguros posibles con el objetivo de seguir reduciendo la accidentalidad.

 En el periodo de Semana Santa se produce un importante volumen de desplazamientos, con motivo de las festividades de estas fechas, las vacaciones escolares y universitarias, así como por la celebración de multitud de actos culturales y religiosos de fuerte arraigo popular.

Estos traslados se realizan mayoritariamente por carretera, lo que produce una alta intensidad de circulación dados los días concretos en los que tiene lugar este período festivo, dirigida fundamentalmente a zonas turísticas de la costa, segundas residencias, zonas de montaña y a las poblaciones donde se producen los mencionados actos religiosos.

Por dicho motivo, los servicios operativos se potencian para lograr las mayores cotas de seguridad y fluidez del tráfico en las diferentes vías de comunicación.

Otro factor a tener en cuenta, según afirma Tráfico, es la accidentalidad que se produce en estas fechas en las carreteras convencionales, dado que son utilizadas como alternativa para los desplazamientos de salida y retorno, así como para traslados cortos. Por ello, se realizará un esfuerzo operativo en la vigilancia de las mencionadas carreteras convencionales con el fin de disminuir la siniestralidad.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense se coordinará con los de sus provincias limítrofes, así como con los centros de gestión de tráfico (CGT) de la DGT, poniendo en marcha todos los medios humanos y materiales que tienen a su disposición para el dispositivo especial de regulación y vigilancia del tráfico por carretera con motivo de los desplazamientos que se realizan en Semana Santa y con el objetivo de  garantizar la seguridad de los conductores que utilizan las principales vías de acceso a Galicia y Norte de Portugal.

La Semana Santa es una de las épocas del año con más intensidad de circulación de vehículos, ya que en un corto espacio de tiempo se producen multitud de desplazamientos con orígenes y destinos similares, realizados en los mismos días y horas, por este motivo la Guardia Civil intensificará la vigilancia en las principales vías de acceso a nuestra comunidad y el norte de Portugal y muy especialmente en los tramos que comprende el “Camino de Santiago”, muy utilizado por peregrinos en estas fechas.

Entre las acciones prioritarias de vigilancia, las patrullas incidirán en la velocidad, uso del cinturón de seguridad, sistemas de retención infantil, así como consumo de alcohol y drogas durante la conducción, especialmente tras la comisión de una infracción.

En cuanto a los controles de velocidad, se tienen programados controles en tramos de especial riesgo, en múltiples emplazamientos de las principales rutas de nuestra provincia A-52, A-75, AG-53, N-120 y N-525 por ser las que cuentan con mayor volumen de tráfico estos días. Sin que por ello se disminuya la vigilancia de vías secundarias, que son las más utilizadas en los días centrales de la Semana Santa, empleadas para acudir a puntos próximos de ocio y diversión.

En coordinación con los centros de gestión de tráfico de la DGT, los vehículos extranjeros detectados con exceso de velocidad, serán interceptados por patrullas de la Guardia Civil a los cuales se les notificará la infracción, identificando de esta forma al conductor implicado, contrarrestando de esta forma, la dificultad de poder sancionar a los vehículos extranjeros.

Con esta actuación, lo que se pretende es aumentar la seguridad vial, ya que se trata de conseguir que todos los conductores, independientemente de su nacionalidad, mantengan una velocidad segura para evitar accidentes.

Además, sobrevolará las carreteras, principalmente las convencionales, los helicópteros, que posee la DGT con el sistema de radar Pegasus para vigilar la velocidad, una de las infracciones que más se comete en las carreteras convencionales.