Sara Marianovich, la pianista que mece los “Sueños”

Publicidad

Acaba de abrir un novedoso espacio cultural en O Barco para actividades ligadas al mundo de la música, las letras, la cultura y el arte

Sara Marianovich ha creado “Sueños”, un novedoso espacio cultural, situado en la Avenida Eulogio Fernández 18 de O Barco. La reconocida pianista serbia abrió las puertas de esta sala que nace llena de vida antes de empezar a funcionar. Porque aquí, el mundo de la cultura, la música y el arte se respira, se cuela por la retina nada más traspasar el umbral del local.

Su majestuoso piano de cola preside este espacio de dinamización cultural, dividido en tres ambientes que, a modo de salones, están envueltos por hileras de estanterías con libros, meticulosamente ordenados; además de fotografías, lámparas, adornos, cuadros y muebles. Es un centro vivo, cálido, acogedor, rodeado de cultura por sus cuatro costados.

Publicidad

Sueños es ideal para ayudar a construir sueños. Ha sido creado con el tacto y la sensibilidad de la pianista, que ha mimado hasta el último detalle para acoger la profundidad del mundo de la cultura de otra manera, con la pausa que merece y con todos los sentidos.

Publicidad

Sara Marianovich presentó su “Sueños”, un rincón en el que ha puesto el corazón en cada milímetro de sus estancias y también sus manos pues se ocupó personalmente de la pintura. No pasa por alto la colaboración de su marido, que “se implicó también en mi proyecto”, dice.

La presentación la realizó con ilusión, emoción y un “guiño” a su proyecto: se vistió para esta ocasión tan especial con un bonito vestido de anchas mangas para simbolizar su sueño. “Como tiene mangas en forma de alas me parecía una forma de transmitir un mensaje: Cumplan sus sueños y no dejen que nadie les corte las alas (se ríe).

Sueños es el reflejo de la esencia de su autora, una profesional de la música amante de la cultura, la música y la naturaleza que apuesta por la difusión del conocimiento.

Sara Marianovich nos abre las puertas de sus Sueños.

“La música es el arte que llega con más profundidad al corazón”

¿Sueños era su sueño?

Sí. Es un espacio de dinamización cultural. No estará abierto al público de forma permanente sino que aquí se programarán actividades, conciertos, clases o incluso exposiciones. Mi gran amigo y gran persona, Aurelio Blanco Trincado, ha entendido a la perfección la esencia de este lugar, de lo que yo quiero transmitir. Él lo define con acierto así : “Es un espacio muy acogedor que invita a la relajación escuchando música, o en una tertulia de amigos con temas que no se prestan a la discusión y en voz baja. Es una terapia para el espíritu“.

Terapia para el espíritu porque hoy en día la vida discurre a un ritmo trepidante…

Es así. Todo va muy rápido, pero hay que tomar tiempo para uno mismo, para reflexionar, para buscar esa paz interior.

Los niños tendrán aquí su lugar…

Se realizarán actividades porque siempre me ha gustado dedicarme a los más pequeños, que son el futuro. Es preciso inculcarles valores y la música es realmente una disciplina que infunde valores.

¿La música es…?

La música es el arte que llega con más profundidad al corazón, por encima de la palabra. Es un valor en sí misma, un lenguaje universal. No conoce fronteras ni discriminación de ningún tipo. Es un idioma que todos conocemos, sentimos y entendemos. La música aporta valores, cohesión, unión; fomenta la igualdad, la tolerancia y el respeto por otras culturas. E incluso es una terapia, ahí esta la musicoterapia que contribuye a mejorar la salud.

¿Qué le aporta el piano?

Me sirve para encontrar mi paz interior y estabilidad emocional. Ayuda a superar cualquier dificultad de la vida. Calma la mente y ayuda a ver el mundo de otra forma.

Su trayectoria es brillante, ¿ha llegado a la meta?

No (se ríe). Siempre quedan cosas por cumplir. Una no es solo lo que ha hecho. El gran violonchelista Pau Casals a los 81 años decía que todavía podía mejorar. Las personas que nos dedicamos a la música mientras tengamos salud y ganas de transmitir al público siempre seguiremos perfeccionándonos, trabajando, haciendo conciertos.

¿Música clásica?

Sí, siempre. Me encantan los compositores españoles. Por ejemplo, Pablo Sarasate. Desde hace años realizo conciertos multimedia, que combinan la música con imágenes. Es una forma de hacerla comprensible. También para niños, a fin de que descubran la música y otras materias pues de esta forma, a través de este camino, pueden hallar su vocación en cualquier profesión.

La música es su vida, ¿desde cuándo?

Es mi pareja de toda la vida (se ríe). Toco el piano desde los 8 años y medio. Escucho música desde que era una bebé. Mis padres, vinculados al mundo de la educación —mi madre es física y química y mi padre matemático— descubrieron mi talento a esa edad. Con tan sólo 15 años ya estudiaba música e hice la carrera rápido.

¿Sueños ayuda a cumplir sueños?

Sí. Me gustaría que la juventud tenga aquí un espacio donde cumplir sus sueños. Por citar un ejemplo, tuve una alumna, Sabela, a la que he ayudado a cumplir el suyo, llegar a un Conservatorio Superior de Música y hacer un máster. Lo consiguió y yo soy muy feliz por ello.

(En Sueños se ofrecerán diversas actividades educativas y culturales como clases de piano de alta especialización, conciertos didácticos para niños y jóvenes, conciertos de música clásica, cursos de formación artística, presentaciones de libros, exposiciones, seminarios, conferencias, así como otras actividades y eventos de carácter educativo y cultural. Debido a las aún vigentes restricciones por el Covid-19, las próximas actividades previstas serán ofrecidas exclusivamente en modalidad “online” y por “streaming”.)

Biografía:

Sara Marianovich nace en seno de una familia de científicos. A los ocho años de edad comienza a estudiar piano, y a los quince ingresa en la Facultad de Música, Universidad de Belgrado (FMU), como la estudiante más joven de todos los tiempos.

Obtiene la licenciatura en piano en el año 1990 junto al “Premio de la Universidad de Bellas Artes” como la mejor estudiante en FMU (nota media de los cuatro cursos 9.84), y el Premio de la Fundación “Emil Hajek” como la pianista joven con mayores perspectivas.

Continua sus estudios de postgrado en la misma Facultad y con tan solo veinte años de edad obtiene el título “Magister en el área de piano”.

Seguidamente ingresa en Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, para hacer los estudios de postgrado “Curso de Perfeccionamiento en la interpretación de música española” que termina con la mejor nota.

Sus profesores de piano han sido Lully Petrovic, Arbo Valdma, Victor Merzhanov, Dmitri Bashkirov, Joaquín Soriano y Manuel Carra.