Rubén, un peluquero y barbero excepcional en A Rúa

Publicidad

Estrena local en la calle Brasil desde donde realiza una amplia gama de servicios para el cabello del hombre además del afeitado tradicional

Rubén “La” abrió hace siete años en A Rúa. Esta peluquería de caballero acaba de trasladarse a la calle Brasil, número 6 (bajo), en centro de A Rúa.

Rubén López Rodríguez es de O Barco, pero tiene raíces en A Rúa. Su padre es de Vilela. Es peluquero por vocación, por tradición (tiene un tío con peluquería en O Barco) y porque le encanta el trato con la gente.

Rubén es un peluquero con estilo, que despliega las artes del peine y tijeras, desde las más tradicionales hasta las más modernas para la belleza y cuidado del cabello del hombre.

Publicidad

Rubén podría calificarse de excepcional. Porque por encima del amor a su trabajo está su talante altruista y positivo, cargado de vitalidad y optimismo. Un entusiasmo que transmite a todas y cada una de las personas que se sienta en los sillones de su peluquería. Aquí no hay espacio para las emociones negativas, aún cuando estemos en tiempo de COVID-19.

Pero también es solidario. Pocos saben que más de una vez ha abierto su peluquería a personas sin recursos sin cobrarles por sus servicios. Una de sus grandes virtudes es la humildad, algo que forma parte de su persona.

Su actitud de vida se asoma en las paredes color “esperanza” de su nueva peluquería: “Vive cada instante”, “Ama cada hora” o “disfruta cada segundo”.

Rubén dispone de todos los servicios para el cuidado del hombre: cortes de pelo, tintes, afeitado tradicional. Pero también venta de productos (desde aquellos para el aseo personal, colonias, desodorantes, cremas hidratantes etc. hasta una amplia gama de aparatos para el cabello como cortapelos, secadores y todo tipo de utillaje de peluquería) .

Además, realiza peluquería a domicilio, un servicio demandado sobre todo por personas mayores dependientes.

Su peluquería recibe clientes de toda la comarca de Valdeorras y otras vecinas como la de Quiroga, El Bierzo y Viana do Bolo. Los horarios son de 9,30 a 13,30 y de 16,00 de la tarde a 20,00 horas.

Rubén Peluquería y Barbería se acaba de trasladar a la calle Brasil de A Rúa

Sí, he comprado un local. Después de algunos meses de reforma ya esto plenamente instalado. El cliente puede disfrutar de los servicios con amplitud, comodidad y sentirse como en casa.

¿Por qué decidiste ser peluquero?

Me gusta la peluquería. Pero es cierto también tengo un tío que es peluquero en O Barco, Jesús. Estudié esta profesión. Y realicé prácticas con Tejelo, hoy ya jubilado y toda una institución en A Rúa. Me he preparado a fondo y estoy encantado.

“Para mí cada cliente es único”

¿Cuáles son las singularidades o diferencias de Rubén?

Abarco todas las ramas y servicios, siempre para caballero: desde cortes de pelo tradicionales a las últimas tendencias. Hago degradados, rayas, tintes. Además, soy uno de los pocos que realizo el afeitado tradicional, a navaja. Soy barbero tomando el relevo en este oficio tradicional. Pero lo más importante es que para mí cada cliente es único. Siempre es un trato muy personalizado. Me adapto a lo que piden pero también asesoro. Cada cabeza es un mundo.

¿Qué exige el afeitado tradicional?

Pulso. No es tan fácil. Tengo una clientela específica como barbero. Pero también hay nuevos clientes que se animan. Antiguamente, se decía a los jóvenes que hasta que no se afeitaban por primera vez a navaja no eran hombres. Yo ahora empleo esta expresión en plan de broma a los que se afeitan a navaja por primera vez.

¿Eres un fiel seguidor de la moda?

Me gusta más el trabajo de peluquero que la moda. Pongo un ejemplo: a veces que viene una persona y mi recompensa es ver cómo entró y cómo sale impecable de aquí. Me encanta que la gente se vaya satisfecha con mi tarea. Me gusta la moda, y es cierto que he participado en algún desfile de moda, pero no es que sea un fanático de la misma.

¿Qué se lleva ahora en peluquería masculina?

Los degradados se llevan mucho, cortes progresivos. También los tintes de moda, sobre todo el platino en los más jóvenes. En barbería, el marcado y arreglo de barbas es muy demandado. Nunca se llevó tanto la barba como ahora. Asesoro de forma personalizada, pero el servicio es siempre respetando el gusto y demanda de cada cliente.

¿La COVID-19 se ha notado en el sector de la peluquería?

Sí. La COVID nos ha cambiado toda la vida. No hay eventos, bodas, Navidades, bautizos y muchas fiestas. La gente ya no se arregla tanto. Hay más dejadez desde el punto de vista estético porque se sale menos. Se va con menor frecuencia a la peluquería. Se ha perdido movimiento, mucho.

“La peluquería no es un artículo de lujo”

El IVA a las peluquerías tampoco ayuda

Hace unos años el IVA pasó al 21 por ciento, porcentaje que es para artículos de lujo. Pero la peluquería no es un artículo de lujo. Así se está reivindicando desde el gremio en toda España. Además, ya quedó demostrado en tiempos de COVID. La peluquería es una actividad esencial. Con esa traba, se perjudica la rentabilidad. Este impuesto y el impacto de la COVID llevó a cerrar a muchas peluquerías.

Aún así, Rubén no ha aumentado los precios

Yo no he subido precios, pese a las actuales circunstancias. No quiero repercutírselo al cliente porque estamos todos con dificultades desde el punto de vista económico. De hecho, hay quien no se puede ni cortar el pelo. No subo precios, es una cuestión de solidaridad.

Y hablando de solidaridad, Rubén es solidario

Bueno, he arreglado y cortado el pelo gratis a gente sin recursos. Soy altruista. Me sale de dentro.

¿Cómo te defines?

Soy una persona sencilla y, ante todo, humilde. Mi recompensa es que la gente se vaya contenta, con ello ya soy feliz. Si de 10, 7 se van satisfechos, ya triunfé. Tengo claro que no se le puede gustar a todo el mundo, pero hasta ahora mi experiencia es muy buena. Aquí se procura lo mejor para los clientes. Tengo familias enteras de clientes cuyos hijos eran niños cuando empezaron a venir y me hace ilusión verlos crecer.

¿Cuál es tu sueño?

Que la gente que aún no me conoce, me conozca un poco más y se acerque hasta mi peluquería en la calle Brasil. Y, sobre todo, jubilarme en el mundo de la peluquería, aquí, en A Rúa. Estoy encantado, con muchas ganas e ilusión día tras día. Animo a que me visiten, a conocer las nuevas instalaciones y a conocer mis servicios.

(Rubén López Rodríguez es uno de los peluqueros que transmiten buena energía a sus clientes. Después de siete años en A Rúa, estrena nuevo local en la calle Brasil)