Óscar Padrevecchi crea un mural que ejecutará “Chere” en un espacio urbano de O Barco

Publicidad

La iniciativa arranca del Concello y ocupará 700 metros cuadrados de superficie que evoca el “horizonte”, el mar, la pradera, la alegría y esperanza

El parque biosaludable situado en la calle Manuel Quiroga número 83 de O Barco, de reciente construcción, será una “ventana” que se asoma al arte. Un gran mural, de 700 metros cuadrados, aportará un ambiente cálido a este espacio urbano. Ha sido diseñado por Óscar Padrevecchi, arquitecto argentino que reside en la villa, y será ejecutado por el artista barquense “Chere” (Gerardo Rodríguez).

La iniciativa parte de la Concejalía de Cultura del Concello de O Barco. Margarida Pizcueta explicó que el proyecto surgió meses atrás con las obras de humanización de un espacio urbano para que los vecinos tanto de la calle Manuel Quiroga como del barrio de San Roque puedan aprovecharlo como zona de descanso y esparcimiento.

Publicidad

Pizcueta recordó que la primera actuación fue la remodelación de suelo y paredes, además de la instalación del parque biosaludable. “Percibimos que la verticalidad de este espacio era bestial y que nos pedía algo” para infundirle vida y personalidad.

Publicidad

Fue entonces cuando le llegó una propuesta de Óscar Padrevecchi y “nos gustó”. Pizcueta aclaró que no es una obra realista, ni hiperrealista, sino más bien evocadora —definió—.

Publicidad

La concejala de Cultura dijo que faltaba la mano ejecutora del diseño, haciendo alusión al artista barquense Chere (Gerardo Rodríguez), la persona que acometerá un trabajo “ingente porque es una superficie de 700 metros cuadrados, de modo que no es un mural fácil ni tampoco pequeño”, ensalzando las virtudes del artista que, una vez más, le pondrá corazón.

Por su parte, el arquitecto Óscar Padrevecchi agradeció la oportunidad de esta obra. Argumentó que el espacio donde se ubicará tiene “una impronta urbana de apertura importante, que abre hacia al Norte pero con una buena iluminación del sur. La presencia antigua de O Barco también me parecía que había que enmarcarla”.

Señaló que su obra busca recuperar el horizonte, con alegorías al mar y la pradera y que incorporará figuras humanas en blanco.

Su diseño es sinónimo de apertura, colorido, alegría y esperanza. También se colará en este gran mural un pequeño homenaje a las personas que han sufrido durante la pandemia. El estallido de sol y la luz brillará con marcas amarillas. “Mi idea es un conjunto de alegría y esperanza. Ojalá que la gente pueda vivirla”, valoró.

También habló “Chere”, que calificó este tándem de colaboración hispanoargentina “con un gran artista, con mayúsculas”, refiriéndose a Padrevecchi, cuya obra tildó de muy atrevida, sin nada de realismo y con toques conceptuales.

Publicidad

“Ha pasado más tiempo pensando la obra y plasmándola en papel que el tiempo que nos va a llevar ejecutarla”, indicó.

“Chere” destacó del mural el sello inconfudible del autor: “Es una obra de Padrevecchi y reconoces a Padrevecchi, que es lo que más me gusta de los artistas, que las obras se puedan reconocer”.

En 15 días, aproximadamente, esta obra de arte ya se podrá disfrutar.