“Os Maios” de O Barco, a ritmo del folclore tradicional

0
280

“Os Maios” en O Barco llenaron de colorido, ambiente y animación la Praza do Príncipe. El baile y la música tradicional aderezaron esta fiesta ancestral y tan arraigada en la tradición. Abertal volvió a arrancar el aplauso del público con su buen hacer dando vida a este espacio público de la villa.

Pero la novedad la puso este año la Asociación Folclórica Aires del Cabrera de Pombriego, perteneciene a la comarca vecina leonesa de La Cabrera. Fue la primera vez que se acercaron a O Barco. Intrepretaron canciones a viva voz, al ritmo de una pandereta, con el deje de compases antiguos e, incluso, bailaron una jota y un “corrido” despertando la admiración del público.

La pandereta es el único instrumento de Aires del Cabrera

De hecho, los integrantes de la agrupación, explicaron que los elementos más característicos son los mandiles de tornaboda de colores, que antiguamente las mujeres se quitaban para ir a misa, además del pañuelo de cabeza. En esta ocasión, lucieron los vestidos de gala y media gala que se utilizaban en fiestas importantes.

Publicidad

Su indumentaria también llamó la atención, antigua y heredada por los vecinos del pueblo en el que destacaron los rodados de paño, pañuelos merinos y las arracadas de corales.

El grupo de folclore Aires del Cabrera

En cuanto a los bailes mostraron una representación del saber transmitido por las personas mayores de Pombriegos en los que para la interpretación sólo se usa la pandereta, como ha sido costumbre en la citada localidad leonesa. “Las coplas son improvisadas y obedecen únicamente a la inspiración del momento del tocador, característica que mantiene en la actualidad”, expresaron los integrantes de la agrupación.

Los «maios» también dejaron constancia de que siguen vivos cada año, aportando los participantes figuras, escenas y elementos cargados de flores, musgo e imaginación.

Publicidad

Además, destacó la implicación de los alumnos y alumnas de los colegios Julio Gurriarán, Divina Pastora, Otero Pedraio, y la asociación de mujeres de Veigamuiños, que cantaron las coplas con su sello de identidad: retranca, humor y temas actuales.

Os “maios” también contó con una feria de artesanía y actividades para los más pequeños para convertir la jornada en toda una fiesta.

En imágenes: