O Barco autoriza el cerramiento de las terrazas de hostelería

Publicidad

El Concello no cobrará tasas al sector y dejará de ingresar unos 30.000 euros para ayudar al sector hostelero

El Concello de O Barco autoriza el cerramiento de las terrazas de hostelería, sector al que también exime de tasas.

La institución que preside Alfredo García no cobrará este año las tasas por la instalación de terrazas a los establecimientos hosteleros situados en el término municipal teniendo en cuenta la crisis derivada de la pandemia.

El año pasado también suspendió el cobro, una decisión municipal que se traduce en 30.000 euros menos de ingresos para las arcas municipales procedentes del sector hostelero (correspondientes a las anualidades de 2020 y 2021).

Publicidad
Publicidad

Además, el Concello de O Barco ha atendido las propuestas de los hosteleros, que plantearon la necesidad de instalar estructuras adicionales o cerramientos para la protección de las terrazas de las inclemencias climatológicas y facilitar así su actividad durante todo el año y no solo los meses de verano.

Ahora la ordenanza actual municipal ya permite dichas instalaciones, siempre y cuando cumplan los requisitos: que solo se cierren tres laterales de las mismas, que los cierres sean móviles y que tengan 1,50 metros de altura. También se permiten parasoles y estufas de exterior debidamente homologadas.

Publicidad

Para poder hacer los cerramientos, los interesados tendrán que presentar al Ayuntamiento la correspondiente solicitud, con una descripción de los elementos que se utilizarán en el espacio, y todas serán estudiadas por la Policía Local de O Barco, que emitirá un informe como paso previo a su aprobación.

El Concello considera necesario que se tengan unos principios de estética para que los espacios resulten atractivos y no alteren el paisaje urbano.

Publicidad

La institución local afirma que también se estudiarán soluciones, de manera individual, para los establecimientos de hostelería que no tengan espacio para mesas y sillas en las aceras, y que tienen que utilizar aparcamientos para poder mantener su actividad. En este caso, seguirá permitiéndose la ocupación de la vía pública en calles de titularidad municipal. Eso sí, insiste el Concello, siempre manteniendo unas características estéticas que deben reflejarse en las propuestas que presenten los hosteleros.

Será preciso modificar la ordenanza fiscal de las terrazas para contemplar las situaciones surgidas en los últimos meses y adaptarla a las nuevas necesidades.

La propuesta de la alcaldía fue aprobada por unanimidad en la Comisión Informativa de Obras.