Navidad de dudas e incógnitas: ¿habrá mesa navideña?

Publicidad

El Gobierno tiene previsto consensuar con las comunidades autónomas el plan que más debate social suscita

Navidad atípica, de incógnitas e incertidumbre marcadas por el coronavirus. Todavía no se sabe cómo será, aunque ya se dieron las primeras pinceladas en los últimos días. El Gobierno habló de grupos de 6 y toque de queda hasta la 1 de la madrugada, recomendación que aún no está cerrada. Porque mañana es el día que, en principio, se formule definitivamente el plan que más debate social suscita.

Publicidad

Gobierno y Comunidades Autónomas volverán a tratar las recomendaciones y cómo deben ser los grupos que se sienten a la mesa navideña.

Publicidad

Las comunidades autónomas ya mantuvieron un encuentro la semana pasada al que llegaron con sus propias propuestas. Así, la Xunta solicitó recomendaciones generales para cada comunidad pero que cada una pueda adaptar a sus circunstancias en función de la situación epidemiológica. Avanzó la idea de los niños no computen como los adultos a la hora de establecer los límites en las reuniones familiares.

Publicidad
Publicidad

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dejó claro que no habrá “17 Navidades” y que deben ceñirse al estado de alarma. Y hasta el propio Fernando Simón explicó que “no es una cuestión de no hacerlas, sino de hacerlas bien”, además de aclarar que es más seguro que se reúnan “diez personas de dos familias, que seis de seis familias diferentes”.

Publicidad

De cómo se desarrolle la Navidad, Nochebuena, Nochevieja y Reyes dependerá de que haya una tercera ola de coronavirus en enero. Al menos, eso es lo que dicen los expertos sanitarios. De este modo, la responsabilidad individual cuenta y mucho en esta Navidad sin abrazos, con distancia y mascarilla.

Publicidad

Será una Navidad distinta. La pregunta brota por sí sola en todos los hogares: “¿Cómo serán las Navidades? Y el debate está servido: desde los que proponen PCR antes de sentarse a la mesa, a los que no las celebrarán para evitar el riesgo a los mayores, a los que proponen festejarlas de una forma diferente alejados de la mesa navideña.

La duda está ahí.