Manzaneda: “La estación, la nieve, el esquí, todo fue perfecto”

Publicidad

El inicio de la temporada registró aficionados de Valdeorras que destacaron la organización y los protocolos anti-COVID en el recinto

Los amantes de la nieve y el esquí aprovecharon la oportunidad de disfrutar de la estación de esquí de Manzaneda este fin de semana, fecha elegida para la reapertura de la estación. Con la incertidumbre sobre cómo sería el inicio de la temporada, en plena época COVID y con nueva gestión de las instalacionesArtabria Turismo—, la experiencia resultó de lo más agradable.

Los primeros usuarios fueron vecinos y vecinas de las comarcas de Valdeorras, Trives y otras próximas, teniendo en cuenta los cierres perimetrales que impidieron que hubiese personas de otros puntos de Galicia y Portugal.

Publicidad

Caras conocidas, esquí en la distancia social y con mascarilla un ambiente ideal para ejercitar este deporte.

Publicidad

Ana López, de A Rúa, gran aficionada al esquí y asidua cada temporada de la estación de Manzaneda, señala que se llevó la más grata de las sorpresas. “No esperaba que abriese ni que estuviese tan bien. Tal es así, que fui el sábado para probar y repetí el domingo”.

Fue un fin de semana extraordinario. “La nieve perfecta, el tiempo perfecto y el esquí perfecto. Todo estuvo genial”, valora.

Hubo controles en los accesos con dispositivos de la Guardia Civil y la colaboración de voluntarios de Protección Civil. Y se cumplieron en todo momento los protocolos anti-COVID, también en las colas que se formaron a primera hora de la mañana para la entrada a la estación.

La estación de esquí se convirtió en toda una novedad llena de expectación. “El año pasado no abrió y en épocas anteriores había algunas deficiencias. Pero, en esta ocasión, estuvo estupendo y el parking muy bien organizado”, añade Ana López.

Los aficionados pasaron sábado y domingo en solitario o en grupos muy reducidos, en contacto con la naturaleza y la nieve.

En la estación se habilitaron caravanas de comida rápida. Y cada cual la degustó en sus vehículos.

Manzaneda se convirtió en toda una alternativa de ocio y libre de COVID: Gafas, guantes mascarillas y distancia social.

Un fin de semana para recordar.