La Guardia Civil alerta de estafas en cuentas bancarias con cargos no autorizados

Publicidad

La Guardia Civil alerta de estafas bancarias que se están produciendo en la provincia de Ourense en los últimos días. Así, en las últimas horas una vecina de Ourense, denuncia uso fraudulento de tarjeta de crédito, cargos no autorizados por importe de 225 euros, en Carballiño. También en esta última localidad, un vecino de Leiro denunció cargos en tarjeta de crédito por importe de 5.200 euros, desconociendo los motivos.

El mismo caso ocurrió en Verín, donde una vecina denunció una transferencia no autorizada de 9.000 euros a través de banca electrónica a cuenta desconocida en Estonia. Finalmente, una vecina de A Gudiña denunció cargos no autorizados en su cuenta bancaria por importe de 490 euros.

Valdeorras no está libre de este riesgo. La Guardia Civil recomienda a la ciudadanía que revise las operaciones realizadas en las sucursales bancarias para que vecinos y vecinas se aseguren de que ni el titular ni personas autorizadas han realizado cargos ni suscripciones. Además, aconseja dirigirse a la entidad bancaria para que faciliten los datos de los cargos; que comprueben con la empresa o entidad que reclama el cargo, para saber qué están pagando y, finalmente, cuando tengan la certeza de que no existe contrato de pago, o compra alguna, acudan a la Guardia Civil para formular la denuncia.

Publicidad

En un 80% de las denuncias interpuestas en la Comandancia de Ourense, se ha podido comprobar que las denuncias son simulaciones de delito; o bien porque aceptan alguna suscripción, que luego no pueden cancelar, o bien porque se trata de cargos que llegan tiempo más tarde y ya no recordaban los denunciantes.

Recomendaciones que realiza la Guardia Civil:

Destruya los recibos, comprobantes o extractos bancarios de las tarjetas de crédito y cuentas antiguas. Cierre todos los créditos o cuentas bancarias que no utilice. No revele su información personal por teléfono, correo o Internet, a no ser que usted haya iniciado el contacto y este seguro de quien es su receptor.

No hable sobre inversiones con personas que no sean de su confianza (amigos, familiares o asesores financieros).

Procure no sacar dinero en los cajeros que estén en la calle y, si no hay más remedio, que se trate de pequeñas cantidades.

Tape el número secreto y no use uno demasiado fácil, como la fecha de nacimiento. Nunca debe dejarse la tarjeta dentro del cajero, si ésta queda bloqueada, debe ponerse en contacto lo antes posible con la entidad bancaria.

Nunca facilite el número secreto de su tarjeta, ni siquiera a los empleados del Banco o Caja.

No guarde todo el dinero en su domicilio. No recoja el dinero de la pensión en el banco los mismos días del mes y a las mismas horas. Intente sacar el efectivo de forma escalonada, y no toda la paga de una vez, ya que muchos ladrones están al acecho en los días de cobro.

Desconfíe de todo técnico que aparezca sin previo aviso y quiera dinero con urgencia. Si dice ser técnico de un servicio, comprobarlo llamando a la empresa. Compruebe que la empresa de luz o gas está realizando inspecciones por la zona En caso de revisión, intente que haya siempre un familiar. No tiene que tomar ninguna decisión precipitada, si algo no le termina de convencer, pida una segunda opinión a un familiar o conocido.

Publicidad

No ofrezca sus datos bancarios por la Red. No se fíe de las notificaciones del banco por la Red. No instale aplicaciones dedicadas a intercambio de archivos sino conoce completamente su funcionamiento. No abra los mensajes ni archivos adjuntos de remitentes desconocidos. No abra los mensajes cuyo asunto contenga datos extraños. No responda a aquellos mensajes que soliciten su información personal (como nombres de usuario y contraseñas, números de la seguridad social, números de cuenta o tarjeta de crédito…) No haga clic en los enlaces que aparecen en las ventanas emergentes que no haya solicitado. Cuando navegue por Internet no facilite su dirección de correo o información personal a las páginas web sospechosas que se lo soliciten. Realice análisis de su equipo con frecuencia.

Use al menos dos direcciones de correo: una dirección de correo para contactar con sus conocidos y una segunda dirección para utilizar en los formularios de aquellas páginas que solicitan un e-mail para poder acceder a su contenido.

Si ha sido víctima de un delito, fíjese en todos los detalles que puedan ayudar a identificar al estafador. Y acuda a la Guardia Civil para denunciar si se produce la estafa.