Galicia amplía horarios del toque de queda, visitas a residencias y restaurantes

Publicidad

El presidente de la Xunta presentó esta mañana los cambios en las restricciones en Galicia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acaba de presentar los cambios de las restricciones en Galicia. La Comunidad seguirá cerrada perimetralmente pero el toque de queda se ampliará a las 23,00 horas, hora a la que podrán cerrar los restaurantes (siempre y cuando cumplan tres requisitos). También se amplían las visitas a las residecias de mayores y salidas de los residentes.

Publicidad

Feijóo citó las medidas:

  • Cierre perimetral de Galicia debido al incremento a 7 y 14 días de la incidencia de la COVID-19 en el conjunto de España. “No se puede abrir sin límite por prudencia”, detalló.
  • Toque de queda: pasa de las 22,00 a las 23,00 horas. “Es una decisión lógica por la situación epidemiológica y también después del cambio de hora pues anochece pasadas las 21,00 horas”, argumentó Feijóo.
  • Progresiva apertura de las residencias de mayores: Se amplían las visitas de familiares a los residentes y las salidas de éstas del geriátrico. Hasta ahora, los mayores solo podían recibir la visita de dos personas de referencia y, a partir del viernes, podrán tener visitas de cualquier persona, “eso sí, con cita previa y de uno en uno. Sólo es necesario llamar a la residencia y concretar el momento. Cualquier persona puede ir a ver a un mayor que esté en una residencia de Galicia. Pasamos de dos personas como máximo a número de personas sin límite que puedan visitar “, remarcó Feijóo. Los mayores podrán salir a la calle tres días cuatro horas de cada vez (antes eran dos veces por semana dos horas).
  • Bares y cafeterías: cerrarán a las 21:00 horas.
  • Restaurantes: se amplía podrán hasta las 23:00 horas. Las cenas deben ser dispensadas de tal modo que las personas estén en su casa a las 23,00 horas. Para poder abrir hasta las 23 horas se exigen 3 requisitos: licencia de restaurante, que funcionen con cita previa y registro de clientes y cuenten con un medidor de CO2.

El presidente de la Xunta destacó la bajada de mortalidad: “Ni un solo contagio en las residencias de mayores en los últimos 25 días”.

Publicidad
Publicidad

Subrayó los datos positivos como el aumento del ritmo de vacunación que, a pesar de la incertidumbre sobre la recepción de vacunas, “creemos que todos los mayores de 60 años podrán estar vacunados con una o dos dosis a finales de junio”.

Alberto Núñez Feijóo calificó de “nubarrón en el horizonte” el problema de suministro de vacunas y tendencia al alza de contagios en algunas áreas como la de Vigo y Santiago. También dijo que preocupa la subida de los contagios y la proliferación de las nuevas cepas, cada vez más explosivas. “El 90 por ciento de los casos que se secuencian son de la cepa británica”.

Publicidad

Expresó, además, que la cuarta ola, que ya es una realidad en varias comunidades españolas, no muy lejos de Galicia.

Recordó las restricciones:

  • Nivel máximo de restricción: en Carballeda de Valdeorras, A Pobra de Caramiñal y O Grove, que representan el 0,8 por ciento de la población (unos 21.000 habitantes), con un cierre perimetral y de la hostelería.
  • Nivel alto: O Barco de Valdeorras, Rubiá, Monterrei, Cortegada, Padrenda, Barreiros, Carral, Boimorto, Boiro y A Illa de Arousa. Son 10 municipios que representan el 2 por ciento de la población gallega (unos 55.248 habitantes).
  • Nivel medio: O Irixo, Trabada, Meira, A Pobra do Brollón, Muxía, Cambre, Ortigueira, Ribeira, Marín y Meaño, Meis, Ribadumia, Sanxenxo, Soutomaior, Vilanova de Arousa, As Neves, Gomdomar y Vilaboa. Son 18 municipios que representan el 6,2 por ciento de la población (166.000 habitantes).
Publicidad

“El 91 por ciento de la población que vive en 282 concellos gallegos están en nivel medio-bajo, que significa movilidad plena y una ocupación del 75 por ciento en terrazas y 50 por ciento en el interior de locales hosteleros”, puntualizó.

Dijo que se van a dar pasos adelante con firmeza y prudencia, “siendo cautos” para tener mayor interacción, horarios y servicios.

Un “proceso de apertura razonable y proporcional”, concluyó.